Ganadería

Buena imagen de la carne argentina en Europa, según un estudio de mercado

A pesar del repliegue de las exportaciones de cortes bovinos que caracterizó a los últimos años, la carne argentina mantiene su buena imagen en los países europeos, en lo que representa una muy buena oportunidad para crecer en un mercado premium, una vez que la ganadería nacional recuperé stock de hacienda para incrementar los embarques.

Lo afirma un estudio que está realizando el Ipcva en Alemania, Holanda, Reino Unido e Italia y que se presentó en el pabellón argentino de la exposición Anuga 2017, la feria de alimentos y bebidas más importante de la UE, que se está desarrollando en Colonia, Alemania.

Es la primera vez que se analiza en profundidad y con solvencia técnica el gusto del consumidor europeo y la connotación de la marca carne argentina. “A Europa le vendemos carne hace muchos años pero nunca se había estudiado el paladar de nuestros consumidores ni las preferencias de los importadores”, aseguró Ulises Forte, presidente del Ipcva.

“Este estudio nos va a permitir conocer en profundidad el gusto y las tendencias, con base científica para, entre otros aspectos, modificar o no el biotipo Hilton y adecuarlo a la demanda”, agregó Mario Ravettino, vicepresidente del instituto.

Los primeros resultados de la etapa cualitativa (focus groups en los cuatro países y entrevistas en profundidad con importadores, supermercadistas y dueños de restaurantes) indican que a la hora de comprar los consumidores todavía no prestan demasiada atención al origen de la carne, pero en el imaginario de todos la carne argentina es la de mejor calidad junto a los cortes Kobe, que provienen de la raza japonesa. En contraposición, la carne con peor imagen es la proveniente de China y Europa del Este.

Además, los restaurantes que venden carne argentina fueron destacados como excelentes voceros y embajadores de los cortos de las pampas y son elegidos por los consumidores cuando quieren darse un gusto. “Pocas veces en mi carrera me he encontrado con un imaginario tan bueno como el de la carne vacuna argentina”, enfatizó Rebeca Bronchelo, una de las investigadoras de la empresa GFK, que presentó el trabajo.

También aseguró que todas las asociaciones referidas a la carne argentina fueron positivas en el imaginario de los encuestados: calidad, tradición, naturaleza, pastoreo, gauchos, cultura y pampas.

Otro aspecto fundamental del estudio es que los consumidores, en líneas generales, prefieren los cortes con poca grasa y la grasa blanca por sobre la amarillenta, sin distinguir si se trata de grasa periférica o intramuscular. En ese sentido, pese al ideal del pastoreo extensivo que muchos mencionan, la terminación de los animales a granos no parece ser una amenaza para los consumidores europeos.

Los únicos aspectos levemente negativos en cuanto a la consideración de la carne argentina fue la poca disponibilidad del producto -dicen que es “difícil de encontrar”– y el precio elevado.

De acuerdo a los investigadores de GFK, el escenario para trabajar en campañas de comunicación, publicidad y marketing es muy promisorio dada la gran imagen y en esas acciones habrá que atacar los “puntos desconocidos” por los consumidores en la góndola o la carnicería: tipos de cortes, recetas, importancia de la denominación de origen y opciones de cocción, entre otras posibilidades.

Una vez terminada la etapa cualitativa, el trabajo continuará con 2.100 entrevistas en cada uno de los mercados, lo que permitirá conocer porcentualmente los distintos aspectos del consumo y profundizar en los gustos particulares de cada uno de los mercados investigados.

“Cuando esté finalizado vamos a poner este trabajo a disposición de toda la cadena y el gobierno nacional para que también sirva como insumo en las negociaciones con la Unión Europea”, agregó Ravettino.

“Estamos en el inicio de una etapa de reinstalación de la carne argentina en Europa. Afortunadamente los tiempos cambiaron y ahora no tenemos que pedir permiso ni escondernos. Los privados podemos salir juntos con el Estado a conquistar el mundo con nuestros bifes como lo manda nuestra historia. Este estudio nos demuestra que la imagen de nuestra carne está intacta y que tenemos un potencial enorme para seguir creciendo”, concluyó Forte.

 

Deja un comentario