Agricultura Huerta

Cómo cultivar jengibre en casa

El jengibre (Zingiber officinale) es una planta medicinal de la que principalmente se usa su rizoma en culturas asiáticas. Es un antiinflamatorio natural, y ayuda a combatir enfermedades respiratorias, artrosis, diabetes y problemas digestivos además sirve para adelgazar.

Gracias a que es muy rico en aceites esenciales, vitaminas, minerales, antioxidantes y aminoácidos que otorgan muchos beneficios al cuerpo humano y su consumo es algo más que indicado.

10 beneficios del consumo de Jengibre

  • Disminuye los dolores reumáticos y menstruales.
  • Es eficaz contra la gripe y los resfriados, al favorecer la expectoración.
  • Mejora el flujo sanguíneo, por lo que previene las enfermedades cardiovasculares.
  • Elimina el mareo y el vértigo.
  • Es un afrodisíaco natural, al estimular la libido.
  • Es un antidepresivo natural.
  • Combate el envejecimiento prematuro y reduce los niveles de estrés
  • Disminuye las migrañas al bloquear los efectos de la protasgladina.
  • Previene el cáncer de colon y de ovario.
  • Facilita la digestión.

Es por todo eso, que deberías animarte al cultivo de jengibre.

Podemos plantar jengibre en nuestro huerto urbano en macetas o containers fácilmente. Y si lo vas a cultivar directamente en el suelo es recomendable hacerlo previamente en una maceta hasta que comiencen a aparecer los brotes y posteriormente se puede trasplantar.

Cómo plantar fácilmente Jengibre en casa

Preparación

Cuando compres un jengibre, fíjate muy bien que no tenga arrugas, de que no esté blando o de que tenga moho. El jengibre debe estar firme. Presta atención y mira que tenga algún brote verde.

Si el trozo de jengibre que tienes todavía no tiene ningún brote, no te preocupes. Sólo tienes que ponerlo en un bol con agua a temperatura ambiente y dejarlo durante toda la noche.

Plantación

Se necesita un trozo de rizoma de jengibre, y una maceta de por lo menos unos 40 cm de profundidad y lo más ancha posible. El consejo es rellenarla con una parte de abono o de humus de lombriz y tres partes de tierra ecológica. La tierra debe estar esponjosa y bien aireada, evitando que la tierra esté apelmazada para que pueda drenar bien el agua.

Para plantarlo debemos ponerlo sobre la tierra en horizontal y enterrarlo solamente a una profundidad de unos 5 cm dejando siembre los brotes verdes en la parte superior, es decir, que no queden enterrados.

Cuidado y crecimiento

El jengibre necesita cierto grado de humedad constante en la tierra. Al principio empezamos con poco riego, luego aumentamos cuando la planta ya brote. Lo mejor es echar agua periódicamente en un plato que pongamos debajo de la maceta o bien, poner un riego por goteo que vaya aportando pequeñas cantidades de agua poco a poco de forma constante.

Debemos evitar que le de el sol directo para que puedan crecer nuevos brotes y que éstos no se echen a perder por un exceso de sol. Tanto el sol directo durante muchas horas, como las bajas temperaturas pueden perjudicar el crecimieno del cultivo. Lo mejor es mantener el jengibre durante su primera etapa de desarrollo en una zona donde reciba poca luz y a una temperatura de unos 20 ºC, y no debe estar a una temperatura mínima de 10 ºC.

Cosecha

En un mes deberíamos tener tallos y hojas, la planta rara vez florece y no da frutos. Cosecharemos en 8 o 10 meses cuando las hojas vayan tomando un tono amarillento y planta se empiece a secar. Si tardas mucho más tiempo en cosecharlo el jengibre se volvería demasiado fibroso.

Se debe dejar de regar y cuando ya esté seca se cosecha, y a una parte de la raíz con rizomas la plantamos nuevamente, para la próxima cosecha.

Conservar la raíz una vez cosechada o comprada

Una de las mejores formas y más simples con las que nos dura el trozo mas de tres semanas, es guardarlo en la nevara dentro de una bolsa plástica de esas  de congelar con cierre zip y quitar bien el aire.

Otra opción es congelarlo directamente, dura cerca de un año, pero la textura queda rara al descongelarlo.

Si nos sobra Jengibre y esta pelado lo podemos conservar usando vodka, queda muy rico luego por ejemplo sobre el sushi.

Ahora si tenemos la planta en una maceta lo mejor es dejarlo en la tierra e ir quitando lo que necesitamos cada vez.

Formas de consumir el Jengibre

Para gozar de sus beneficios de este tubérculo podés ingerirlo a través de infusiones, en licuados, jugos, ensaladas, guisados o postres; ya sea en polvo, fresco, disecado, en herborísterias hay también comprimidos y jarabes para la tos.

Por su sabor picante y aromático se recomienda consumirlo con moderación y acompañando otros alimentos.

Cómo hacer una infusión o té de Jengibre

La infusión de esta planta es la forma mas simple y usada para su consumo medicinal. Para esto se puede usar freso o seco. En el caso de usar fresco se puede usar cortando un trozo de raíz y haciendo una decocción por unos 5 minutos, o rayar y exprimir y simplemente agregar al agua ya hervida, mucha gente lo consume agregándolo al té normal.

En caso de usarlo seco, simplemente disolver la dosis recomendada en agua caliente y consumir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *