Agroindustria Economía

India podría cerrar sus puertas al aceite de soja argentino

En el programa Mercadovisión, que se emite por la pantalla de Canal Rural, el Presidente de la Cámara Arbtitral de Cereales, Javier Buján, adelantó que India podría cerrar sus puertas a los envíos de aceite de soja argentinos.

Esta situación permite avizorar un escenario por demás complejo para la industria aceitera. De acuerdo a estadísticas de ACSOJA y CIARA, las exportaciones de aceite de soja argentinas en 2016 totalizaron 5,7 millones de toneladas, de las cuales 2,8 millones tienen como principal destino India. En el segundo puesto, Egipto importó 580.000 toneladas.

“Estamos muy preocupados por esta situación, India es el principal mercado”, admitió Rodolfo Rossi, Presidente de ACSOJA, en diálogo con delsector.com. El directivo explicó que en el transcurso del año se llevaron a cabo dos misiones comerciales a India y si bien los negociadores argentinos realizaron un balance positivo de esos encuentros, había algunas señales que permitían anticipar una medida de este tenor.

Al momento de redactar estas líneas, el Gobierno argentino no recibió ningún anuncio oficial sobre un incremento en los aranceles de exportación, y aunque solo son trascendidos, la cadena de valor sojera sigue con mucha atención el tema. En esta instancia, Rossi explicó que esta situación debe analizarse bajo dos perspectivas.

Por un lado, es posible que ese país apunte a importar soja para producir aceite, pero no cuenta con una capacidad instalada de crushing que le permita sustituir importaciones. El otro punto es la amenaza latente que representa el aceite de palma, de menor precio y más fácil de adquirir, pero también de más baja calidad.

De confirmarse este rumor, la industria de valor agregado sojera sumaría un nuevo problema a un escenario de por sí muy delicado. Esta medida, al igual que el cese de las ventas de biodiésel a Estados Unidos deben analizarse en el marco de políticas de comercio exterior con una fuerte impronta proteccionista.

Por otra parte, es inminente un reclamo de la Unión Europea por asimetrías en los subsidios en la cadena de valor del biodiésel. Los diplomáticos argentinos enfrentan un fin de año con varios frentes abiertos, en donde deberán apelar a todos sus recursos para no perder negocios que representan fuertes ingresos de divisas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *