Empresas

La primera aprobación de la venta de Monsanto a Bayer estaría lista en 2018

MONHEIM.- Bayer prevé contar con la aprobación de las autoridades regulatorias europeas para la adquisición de Monsanto en los primeros meses de 2018 y no a fin de 2017 como había estimado anteriormente.

Así lo informó Liam Condon, presidente de la División Crop Science de la compañía alemana, durante un encuentro con la prensa internacional en un evento realizado hoy en la sede central de la firma en Monheim, Alemania.

A fin de junio pasado, la compañía presentó la solicitud para obtener la aprobación de las autoridades antimonopolio de la Comisón Europea. En agosto pasado la CE comenzó la segunda fase de la investigación. Frente al volumen de información requerido por las autoridades, que incluyen los negocios de ambas compañías en semillas y agroquímicos, Bayer solicitó una ampliación del plazo para obtener la aprobación final.

Uno de los aspectos cruciales de la operación es que la nueva compañía podría tener que desinvertir en los segmentos de negocios en los que ambos coinciden. Recientes rumores del mercado de la industria de agroquímicos y semillas señalaron que otra compañía alemana, BASF, estaba interesada en adquirir una parte del negocio de semillas que hoy tiene Bayer que podría solaparse con los activos de Monsanto.

Al respecto, Condon no quiso confirmar si Bayer tenía una preferencia por una compañía en especial, pero sí admitió que las autoridades regulatorias europeas están interesadas en conocer el destino de una posible venta. “Para ellos no es lo mismo que la adquisición la realice una empresa de origen financiero que otra con trayectoria en el mercado”, dijo.

Cambio de nombre

Otra decisión que está pendiente es la continuidad del nombre “Monsanto” en la nueva compañía. Condon dijo que eso se decidirá cuando concluya el proceso de aprobación por parte de las autoridades regulatorias. “Estamos muy orgullosos del nombre Bayer”, señaló el ejecutivo.

Monsanto es el blanco preferido de las campañas de los movimientos ecologistas a nivel mundial que consideran dañinos para el medio ambiente el uso de la ingeniera genética y los productos fitosanitarios en la agricultura. El nombre de la compañía norteamericana con sede en St Louis se debe a Olga Méndez Monsanto, esposa del fundador de la firma, John Queeny, en 1901.

Una Respuesta

Deja un comentario