Actualidad

Por el calor extremo, murieron 400 conejos y 2000 pollos en criaderos de Córdoba

El calor extremo que viene registrando la provincia de Córdoba, provocó muertes en los criaderos de conejos y pollos. Aunque los problemas continúan, el punto crítico fue hace dos semanas. Por ejemplo, en un establecimiento de actividad cunícula de Montecristo -25 kilómetros de la ciudad capital- murieron 400 animales en 50 minutos.

Eduardo Burdisso, dueño del criadero desde hace más de una década, explicó que “nunca” en todo ese tiempo registraron una situación similar. “Fue excepcional, incluso cuando ahora las instalaciones son mejores que antes, con techos cubiertos de pintura térmica y aspersores de agua que los refrescan”, contó.

Con una temperatura exterior de 42 grados y cortes de energía, los conejos no soportaron el calor. Son animales que toleran bien hasta 26 grados. Por eso, en verano, al agua que beben se le agrega una sustancia -aprobada por las autoridades sanitarias- para ayudarlos a reducir la temperatura.

“Esta vez no alcanzó nada, en menos de una hora perdimos el 50% de las crías que eran 700 y de las madres, que eran 50. Todavía nos faltan sumar diez hembras para recomponer el equilibrio”, agregó Burdisso.

Hubo criaderos de pollos con situaciones similares. En uno de Piquillín (departamento Río Primero, a 50 kilómetros de la capital provincial) murieron 2000 animales en un día. Los cortes de luz también complicaron el enfriamiento de los galpones donde los animales están confinados.

Respecto de la cría de conejos, Burdisso planteó que la actividad está en crecimiento porque, aunque lentamente, va modificándose el hábito de consumo. Su establecimiento -habilitado por Senasa- produce para consumo interno; incluso faena para hacer hamburguesas que se venden a restaurantes.

“La baja del IVA que se logró impulsará precios más competitivos -continuó-. Es una actividad de alta producción, cada madre tiene una parición promedio de 8 a 11 crías cada 75 días. Hay que desburocratizar las autorizaciones de faenamiento”.

Fuente: La Nación

Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *