Agricultura Clima

170 mil hectáreas de trigo dependen de la lluvia

De acuerdo al último informe semanal de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), las lluvias de este fin de semana son claves para que el rinde no caiga otro escalón.

En El Trébol, los técnicos aseguraron que Si no llueve podría perderse el 50% del potencial de rinde. En Marcos Juárez estiman que ya se perdió entre un 20 al 25% del rinde y coinciden en que es fundamental que el agua llegue en los próximos días. En Bigand, advirtieron que para muchas hectáreas “el trigo ya está jugado y va a dejar números rojos en lotes alquilados”. Hay diferentes grados de afectación por la falta de agua y las heladas pero todos coinciden: las lluvias pronosticadas serán para bien o mal un nuevo punto de giro en esta historia que recorre el trigo. A días de las etapas más críticas para el cultivo, se estima que el rinde del trigo ya cayó entre un 10 a un 25%.

Según los profesionales de la BCR, el trigo pasó dos semanas con una sequedad extrema “propia del desierto del Sahara”. “En el Sahara la humedad relativa es habitualmente inferior al 50%, característica que estuvo presente en los últimos quince días en la región núcleo. Desde el 9 de setiembre, la humedad relativa promedio fue inferior al 50% en gran parte de la zona. Y en la última semana, en las horas diurnas, la humedad relativa cayó por debajo del 25%”, destacaron.

Asimismo, hubo nuevos ingresos de aire frío con temperaturas cercanas o inferiores a los cero grados el fin de semana pasado. En la región núcleo el frío volvió a dañar hojas y en las zonas avanzadas alcanzó también a afectar a las espiguillas.

Con este escenario, el trigo de la región núcleo volvió a desmejorar: peligran 170 mil hectáreas trigueras. La condición mala y regular subió esta semana 50 mil hectáreas y pasa a totalizar 700 mil hectáreas, el 44% de los sembrado este año. De no llover este fin de semana, las 170 mil hectáreas que están condiciones malas quedarían en una situación muy delicada. Con el avance del cultivo hacia las etapas más demandantes de agua, sin nuevos aportes de agua tienen pocas chances de terminar el ciclo. El 50% de los lotes está en encañazón, 25% despliega la hoja bandera y un 25% tiene la espiga embuchada.

Vía: bcrnews

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *