Actualidad Agricultura Agroindustria Agronegocios Economía

Baja temporal de retenciones: “Un parche sin soluciones”

La SRA publicó un documento en el que aseguran que la baja por tres meses de las retenciones a la soja, “es un instrumento ineficiente y costoso, un parche que posterga la posibilidad de impulsar una solución de fondo.

Son muchas las versiones que circulan en el sector agropecuario, sobre anuncios de medidas por parte del gobierno para acelerar el ingreso de dólares al país. Por estas horas, en los escritorios oficiales se estudia implementar una baja de retenciones a la soja por tres meses, la implementación de la devolución de retenciones a los productores de soja de hasta 1.000 toneladas y una baja de las retenciones a las exportaciones de carne vacuna, que se pasarían del 9 al 5%.

En medio de este contexto de versiones, los dirigentes del campo que integran la Mesa de Enlace salieron a aclarar que hasta el momento ningún funcionario del gobierno se comunicó para ellos para formar parte de las negociaciones. Además, expresaron su rechazo a las posibles medidas, ya que aseguran que las mismas, no van a generar confianza en el sector.

En diálogo con este medio, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, se mostró sorprendido y preocupado por las versiones que circulan en torno a las medidas que anunciaría el gobierno. “Ningún integrante del gobierno se comunicó con los dirigentes que conformamos la Mesa de Enlace. Y todo lo que está trascendiendo en los medios, nos lleva a pensar que son medidas que no van a generar confianza en el sector y no resolverán los problemas de los productores”, dijo.

La SRA publicó un documento en el que aseguran que la baja por tres meses de las retenciones a la soja, “es un instrumento ineficiente y costoso, un parche que posterga la posibilidad de impulsar una solución de fondo, genera un incentivo negativo concreto para el productor por la distorsión que le agregan al mercado, a causa de la temporalidad, sumado a que finalmente el productor igualmente terminaría vendiendo su cosecha en función de la medida que tiene ya planificado vender su producción”.

Por otro lado, mediante un comunicado, los dirigentes de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) señalaron que los productores agropecuarios “no son los causantes de la dramática y persistente situación económica que atraviesa el país y que la falta de dólares es una consecuencia de las pésimas políticas de exportación que se han tomado, mirando solo la recaudación y desalentando el crecimiento de la producción exportable”.

En relación a la mirada del gobierno sobre la comercialización de la última cosecha por parte de los productores, desde CRA comentaron que hasta el momento se ha liquidado solo un 3% menos de soja que el año pasado (62% vs 65%), pero a su vez un 3% más de maíz (71% vs 68%). “Y todo esto ocurre comparándonos con un año habitual y sin disrupciones como el que estamos transitando por la pandemia y la multiplicidad de factores que fruto de este marco dificultan y ralentizan los flujos normales de operaciones”, expresaron.

Además, la dirigencia de CRA recordó que “los pequeños y medianos productores no hemos tenido históricamente acceso a créditos de financiamiento productivo a tasas lógicas para nuestras rentabilidades, eso ha hecho que nuestra forma de financiamiento sea a través del canje por insumos o la venta de nuestras cosechas acorde a nuestras obligaciones de gastos, así es como financiamos las diferentes campañas agrícolas”.

Retenciones a la soja

En el comunicado de Confederaciones Rurales Argentinas se advierte que hasta el momento, y de acuerdo a las estimaciones de los diferentes especialistas, en manos de los productores hay unas 17 millones de toneladas de soja y otras 8 millones como base. Por otro lado, los exportadores ya tienen en su poder 13 millones de toneladas de la oleaginosa.

Es por eso que si el gobierno implementa una baja temporal de las retenciones a la soja, en CRA están convencidos que “sólo estimulará la liquidación de aquellas toneladas en manos de los exportadores que rápidamente harán una toma de ganancias, aprovechando liquidar con un 30% de derechos de exportación aquello que compraron descontado de un derecho del 33% y nuevamente se habrá generado de facto un diferencial. Es decir, habría una traslación de recursos desde el sector productivo al industrial”.

“No es una baja circunstancial de unos puntos de retenciones, el problema es mucho más hondo, e interpela la confianza y los gestos cotidianos que el Gobierno tiene para con el campo en general”, señalaron los dirigentes de la entidad que preside Jorge Chemes.

Por último, los confederados enviaron un mensaje al gobierno nacional: “La confianza en una construcción constante, que cuando desaparece, requiere de un largo tiempo y muestras concretas para reestablecerse, seguimos proponiendo un camino de crecimiento y producción, deseando que alguna vez nos escuchen”, expresaron.

El pronunciamiento de la Sociedad Rural Argentina

Desde la Sociedad Rural Argentina consideraron que las potenciales medidas que el Gobierno nacional anunciaría en las próximas horas, no necesariamente incentivarán la venta de soja por parte del sector productivo, debido a la temporalidad de los incentivos y a sus beneficios parciales para los productores.

Además, la entidad remarcó que las nuevas disposiciones serían ventajosas para el sector de la industria y la exportación ¨por las toneladas que tienen adquiridas y al momento no tendrían una Declaración Jurada de Venta al Exterior ¨(DJVE) solicitada para tal fin¨.

¨Nada indica que el instrumento propuesto (baja temporal en las retenciones) pueda revertir las decisiones de ventas ya planificadas por parte de los productores en la ventana baja de derechos de exportación, puesto que el incentivo propuesto no llegaría a compensar las posibles variaciones de precios internacionales, el tipo de cambio esperado, nuevas restricciones y la ausencia de un esquema alternativo que pueda proteger la liquidez generada por ese adelanto de venta¨, indicó la entidad en un comunicado.

Según la SRA, la cantidad de toneladas que todavía no fueron comercializadas alcanzan las 16,8 millones de toneladas, que es proporcionalmente similar al que tenía en el mismo ejercicio comercial del año anterior. Y además auguraron, que entre octubre y febrero se venderá todo el stock de la campaña pasada por una suma equivalente a los 7.200 millones de dólares a precios de hoy.

También explicaron que el productor está protegiendo su liquidez y su capital de trabajo para hacer frente a las próximas inversiones que debe realizar. “Esta modalidad que desarrolló el productor desde hace mucho tiempo, tiene foco en el déficit de financiamiento adecuado a la dimensión del sector agropecuario argentino, producto de la bajísima importancia relativa de los recursos que el sistema financiero tiene para prestarle al sector”, señalaron.

“Este formato de autofinanciamiento, es una reacción de los productores a las adversas consecuencia que generan las distorsiones macroeconómicas que presenta la economía argentina, la falta de previsibilidad, de certidumbre, la falta de una moneda estable, y las cuentas fiscales desmedidas, que termina quitando la mayor parte de los recursos prestables de los bancos para financiar al Estado”, manifestaron.

Asimismo, la entidad que dirige Daniel Pelegrina consideró que la ¨temporalidad acotada de la medida generará una reducción del impacto inicial buscado con el incentivo, dando pie a nuevas transferencias de precios desde los productores a la industria o la exportación¨, al mismo tiempo que aseguraron que la potencial medida ¨es un instrumento ineficiente y costoso, un parche que posterga la posibilidad de impulsar una solución de fondo¨.

Federación Agraria

Ayer, Federación Agraria, otra de las integrantes de la Mesa del Enlace, había destacado que “en el caso de avanzar la propuesta, sería una descomunal transferencia de recursos desde los productores al sector exportador. Se volvería a premiar a los que realmente especulan y a los que siempre ganan; sin riesgos, sin sobresaltos, y que sólo esperan el mejor momento para aprovecharse de estas situaciones”.

“Resulta inverosímil leer que los exportadores hoy estén tratando de beneficiarse, tras una propuesta aparente de una solución solidaria. Los dólares que proponen aportar al país, a través de la liquidación de granos que tienen en su poder, para lo que piden tener rebajas impositivas, son granos que ya nos compraron a los productores, y ya nos descontaron el 33% de retenciones. Es decir con esta operación se estarían beneficiando, ya que se quedarían con las retenciones que ya cobraron y obteniendo nuevos réditos económicos, sumados a la imagen positiva porque estarían saliendo al rescate de la Argentina. Esto ya pasó en el pasado, y ya lo denunciamos”, agregaron de FAA.+

Vía: Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *