¿Cómo prevenir el moho blanco en la tierra?

El moho es un gran problema que sufren muchas plantas, por eso en esta nota te contamos cómo se genera y la manera de prevenirlo.

Por si no lo sabías, el moho es un hongo que se genera en los lugares húmedos y calurosos. Es importante saber reconocerlo a tiempo ya que muchas veces se confunde con sustratos.

Este moho suele crear una mancha blanquecina que empieza como una especie de pelusa y, con el tiempo, se comienza a endurecer.

Sin embargo, cabe destacar que si ves una capa blanquecina en la parte superior de la tierra no siempre se trata de moho. A veces sucede que sobre la tierra se acumulan sales y cal. Esto pasa ya que la planta absorbe nutrientes y el agua, dejando fuera estas sustancias que no necesita.

Leer también: Cómo procesar la yerba usada del mate para utilizarla como abono para las plantas 

Pero, si la capa sobre la tierra es húmeda, se trata de moho blanco. Podes identificarlo por la manera en que se expande, si coloniza rápidamente todo el suelo e incluso la planta, sin duda se trata de este hongo.

¿Cómo eliminar el moho blanco de la tierra?

En algunos casos, este moho en la tierra puede a atacar a nuestra planta. Por ello, es necesario combatirlo a tiempo. Lo primero que se debe hacer es extraer el cepellón de la maceta, es decir aquella tierra que queda pegada en las raíces de las plantas, y sacudir con cuidado.

Luego, será necesario usar un nuevo sustrato y una nueva maceta, o desinfectar la que ya estabas usando.

Si el moho no se ha expandido tanto por la maceta, se puede usar un antifúngico (siempre que sea ecológico).

Además, debes llevar la maceta a una zona aireada y seca. De esta manera será mas sencillo que el moho no regrese.

¿Cómo prevenir el moho blanco en la tierra de las plantas?

Como decíamos antes, el aire y la poca humedad serán nuestros aliados para evitar la aparición de hongos. Esto no significa que debemos dejar de regar la planta, sino que tengamos el cuidado de esperar a que el sustrato se seque antes de regar nuevamente. Además, es sumamente necesario que la maceta tenga agujeros de drenaje para evitar que se acumule agua en ella.

Los fertilizantes también ayudan, aunque no debemos excedernos. Por otra parte, siempre se deben retirar los restos de hojas y flores caídas sobre la tierra.

Fuente: verdecora.es