La huerta en junio: ¿Cómo y qué sembrar este mes?

En tiempos de aislamiento social producir nuestros alimentos es una buena mantener una alimentación saludable. Entérate qué especies se adaptan mejor a nuestra huerta.

El otoño de a poco se va extinguiendo y los días tienen corta duración, los rayos del sol son mucho más tenues, las noches frías y largas, teniendo en cuenta todos estos factores horarios y la influencia del clima, en el momento de planificar la huerta en esta etapa del año, suele ser un verdadero desafío para muchos. A todos esto, después viene la planificación del lugar, el espacio, la tierra, y los protagonistas principales, los cultivos de la estación más fría del año.

Con la llegada del invierno hay diferentes especies de plantas que se adaptan mejor a las bajas temperaturas, y la recomendación para el otoño y el invierno son las hortalizas de hoja verde, que además de ser muy consumidas, permiten mantener una producción regular todo el año, ya que también se adaptan a la temporada primavera-verano.

Los cultivos propios del período otoño-invierno son la cebolla, puerro, coliflor, brócoli, espinaca, escarola, remolacha, ajo, habas y arvejas.

Para ser más eficiente en cuanto al lugar y al espacio se recomienda la forma de siembra en  huerta vertical que es una alternativa que facilita la producción propia de alimentos en espacios urbanos donde no hay una disponibilidad de suelo tanto por deterioro físico o por escaso lugar.

Puedes leer: 9 recomendaciones para producir en la huerta en temporada de frío

Claves para cuidar nuestra huerta y aumentar la producción

Es importante rotar los cultivos para cuidar los nutrientes del suelo. Esta acción consiste en cultivar plantas diferentes en cada temporada. Por ejemplo: Si en un cajón sembramos tomates, albahacas y cebolla de verdeo durante la primavera-verano, en la temporada de otoño-invierno sembraremos habas, repollos y puerro.

Además es importante podar las plantas aromáticas para que renueven sus hojas. La acción de desbrotar se realiza especialmente en las plantas de tomates y consiste en quitar los brotes axiales para darle más fuerza a los tallos principales y secundarios y a los frutos que estos brindarán.

Seguir leyendo: Heladas y nieve: El cuidado de la huerta en tiempos de frío

¿Qué sembrar en junio? Aquí te decimos