viernes, julio 30, 2021
ANUNCIO

Convirtiendo el plástico en saborizante de vainilla

Han presentado una alternativa para abordar parte del problema de la contaminación por residuos plásticos que seguramente sorprenderá a más de uno. Va por el lado de un alimento que no puede faltar en casa.

Los expertos han utilizado la enterobacteria Escherichia coli modificada genéticamente para que biodegrade el tereftalato de polietileno (PET) y lo convierta en saborizante de vainilla.

Los expertos comentan que el saborizante de vainilla son ampliamente utilizados por la industria alimentaria y la cosmética, pero también son parte de la formulación de otros productos como agentes antiespumantes, herbicidas o productos de limpieza. Teniendo en cuenta que actualmente una buena parte de la producción mundial de vainilla se obtiene de productos petroquímicos, el cambio propuesto podría realizarse. Aunque es posible que igual que la vainilla artificial que a día de hoy se fabrica y tiene el sabor de vainillina, carezca de la complejidad y profundidad del auténtico extracto de vainilla obtenido de la planta natural.

En busca de soluciones para reciclar el plástico que nos inunda, científicos de la universidad de Edimburgo han encontrado la manera de convertirlo en la base de la producción de vainilla.

Las botellas de plástico se pueden reutilizar como componentes químicos gracias a bacterias modificadas con ingeniería genética.

El reciclaje inteligente cada vez llega a mas ámbitos de nuestra vida, por ejemplo, estas zapatillas hechas en España, pero aún queda un largo camino para que los plásticos dejen de contaminar nuestro entorno, incluyendo la lluvia.

Actualmente casi el 95% de los plásticos pierden todo su valor tras el primer uso, aunque ya existen plásticos que no contaminan, la mayor parte se mantiene como un problema ambiental que afecta sobre todo a la fauna marina.

Las bacterias parecen la solución para el problema del plástico, algunas se alimentan de polímeros eliminando los residuos y en otros casos las propias bacterias generan plásticos renovables, pero un nuevo estudio de la Universidad de Edimburgo podría tener una solución que no solo hace desaparecer los plásticos, sino que los reutiliza para convertirlos en la base de la producción de vainilla.

Los científicos han utilizado encimas que rompen el plástico en sus componentes más básicos, los ácidos tereftálicos (TA). Estos ácidos por sí solos no tiene demasiados usos, pero los investigadores han conseguido modificar genéticamente unas bacterias para que conviertan el TA en vanilina, la molécula que da el sabor a vainilla.

DE RESIDUOS PLÁSTICOS A DELICIOSOS COMPONENTES ALIMENTICIOS

La vanilina tiene usos en numerosas industrias, especialmente la cosmética, farmacéutica y por supuesto la alimentaria. La vanilina generada de esta manera podría consumirse sin ningún riesgo para la salud.

La demanda global de la vanilina aumenta cada vez más, consumiéndose anualmente casi 40 mil toneladas, para las cuales la planta de vainilla no es suficiente. El 85% de la vanilina que se usa es sintetizada a partir de químicos provenientes de los combustibles fósiles.

Joanna Sadler, directora del estudio opina que esta técnica podría convertir los plásticos de un residuo inútil y contaminante en un nuevo recurso a partir del cuál crear productos de alta calidad, en sus propias palabras: “Este es el primer ejemplo en el que se usan sistemas biológicos para reciclar residuos plásticos en químicos industriales útiles y con implicaciones muy interesantes para la economía circular”.

Las bacterias a las que se les aplicó ingeniaría genética para que completasen el proceso de plástico a vanilina eran de la especie Escherichia coli, que pueden producir enfermedades, pero gracias al avance en la ingeniería genética se han convertido en aliadas. Los científicos calentaron a 37ºC un brote de estos microbios modificados junto a los plásticos, en unas condiciones parecidas a las que se prepara la cerveza, al día siguiente en 79% del TA era vanilina.

Los investigadores ahora trabajan para incrementar el ratio de conversión de TA en vanilina y que sea un proceso posible a gran escala, además parece que el sentido del gusto no es el único que saldrá beneficiado de esta investigación. Los científicos piensan que, con un método similar, podrían crear importantes moléculas para la industria del perfume a partir del TA de los residuos plásticos.

Vía: https://www.quo.es/

Artículo anteriorYuyos para el mate
Artículo siguienteVinagre, en la huerta y el jardín

Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Vinagre, en la huerta y el jardín

Ya sabemos que es un herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos del vinagre para tu huerta y jardín. El nombre vinagre...