Home Control Denuncia e intervención en un establecimiento porcino en Córdoba

Denuncia e intervención en un establecimiento porcino en Córdoba

Personal del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) junto a autoridades de Córdoba intervinieron en un establecimiento porcino. Las autoridades tomaron conocimiento de la situación e inspeccionaron un establecimiento ubicado en Río Segundo. 

Este operativo se llevó a cabo con el objetivo de prevenir la dispersión de la triquinosis. Las acciones sanitarias se concretaron luego de recibida una denuncia en la cual se especificaba que los animales no estaban en condiciones de higiene y alimentación adecuadas. 

“Los cerdos eran alimentados con desperdicios domiciliarios y en el lugar había evidencia de presencia de roedores. Además, sus condiciones de tenencia no eran adecuadas”, especificaron desde el Senasa.

Tras realizar las inspecciones, los agentes decidieron enviar la totalidad de los cerdos a faena sanitaria. De esta manera se concretó el envío de cuatro animales a un frigorífico habilitado por la provincia. https://tpc.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

La triquinosis es una enfermedad parasitaria transmitida por el cerdo u otras especies silvestres (como jabalíes y pumas) al hombre. “Las personas se contagian por consumir carne insuficientemente cocida o chacinados y salazones elaborados con carne infectada con el parásito de la Trichinella spiralis”, explicaron desde el Senasa.

Por este motivo se recomienda mantener el ambiente de crianza en buenas condiciones y brindar una correcta alimentación. “Resulta muy importante combatir la presencia de roedores, ya que son posibles portadores de triquinosis y pueden transmitirla a los porcinos”, señalaron desde el organismo.

Recomendaciones para prevenir la triquinosis

Para consumidores: 

  • No adquirir productos porcinos o elaborados con carne de animales silvestres (principalmente de jabalíes y pumas) que carezcan de una etiqueta rotulada que certifique su origen.
  • En el caso de consumir productos caseros sin etiqueta, deben asegurarse de que la materia prima haya sido sometida a la prueba de digestión artificial (que es la técnica reconocida y eficaz para detectar larvas de parásitos Trichinella spp).
  • Adquirir solamente chacinados en establecimientos habilitados y no en lugares informales en los que no se puede demostrar la inocuidad y la trazabilidad del producto.
  • Cocinar correctamente la carne hasta que su interior pierda el color rosado (esta cocción indica que se alcanzó una temperatura que mata las larvas que transmiten la enfermedad).

Para elaboradores de chacinados:

  • Verificar previamente que la materia prima sea apta para consumo humano a través de la prueba de digestión artificial.
  • Nunca consumir o comercializar estos productos hasta confirmar que el diagnóstico resultó negativo a triquinosis.

Para productores y tenedores porcinos:

  • Realizar una prueba diagnóstica luego de la faena y antes de la preparación y consumo de chacinados.
  • Mantener el ambiente de crianza en condiciones higiénico-sanitarias apropiadas, alimentarlos adecuadamente y evitar que estén en contacto con la basura e ingieran desperdicios; también, combatir la presencia de roedores, posibles portadores de la enfermedad a los porcinos.

Para cazadores:

  • Someter sus muestras a la prueba de la digestión artificial
  • No abandonar las carcasas, ni utilizarlas como alimento para los cerdos domésticos.

Vía: news.agrofy

No hay comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí