Actualidad

Detección de un brote de rabia paresiante en Chaco

Hasta el momento el afectado es un bovino de un establecimiento productivo del paraje Las Rosas, departamento Bermejo. El Senasa adoptó las medidas preventivas correspondientes.

El pasado 26 de abril el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) detectó un brote de rabia paresiante que, hasta el momento, afectó a un animal de la especie bovina en un establecimiento productivo del paraje Las Rosas, departamento chaqueño de Bermejo.

La rabia paralítica o paresiante es una enfermedad epidémica y recurrente causada por el virus rábico transmitido por el vampiro común Desmodus rotundus, que afecta principalmente a los bovinos, equinos, con menor frecuencia a otras especies domésticas, al hombre y a algunos animales silvestres.

Tras confirmarse el caso a través del análisis de laboratorio correspondiente, el Centro Regional Chaco-Formosa del Senasa interdictó los establecimientos productivos que se encuentran en diez kilómetros a la redonda del brote. En estos campos quedaron suspendidos por 30 días los movimientos de ingreso y egreso de animales, como medida preventiva de acuerdo a lo que establece la Resolución Senasa 25/2005

Cabe señalar que en los establecimientos interdictados es obligatorio efectuar la vacunación inmediata contra la rabia a la totalidad de los animales de las siguientes especies: bovinos, equinos, porcinos, caprinos, ovinos, caninos, etc.

Características

La rabia paresiante es una zoonosis que se transmite de los animales al hombre y es mortal, de ahí radica la importancia de la prevención mediante la vacunación de los animales susceptibles de contraer la enfermedad y el control de vampiros. Los brotes de rabia paresiante perduran no más de 18 meses con periodos ínter epidémicos sin la enfermedad de por los menos 3 o 4 años.

Los primeros síntomas observados en animales consisten en inquietud, falta de apetito, tendencia a aislarse y frecuentes vocalizaciones con un tono de voz diferente al habitual. Luego se observa depresión, deshidratación, con dificultad postural y ambulatoria, y finalmente la muerte.

El Senasa recomienda a los productores que si detectan madrigueras o cuevas donde habiten o sospechen la presencia de vampiros no intenten destruirlo por iniciativa propia y den inmediato aviso a los veterinarios del Senasa, del ente sanitario de la zona, del Ministerio de la Producción provincial y/o profesionales privados.

Se recuerda a los productores que la rabia es una enfermedad de denuncia obligatoria, por lo que deben concurrir de inmediato a la Oficina del Senasa La Leonesa o a la más próxima al establecimiento agropecuario. El veterinario oficial o privado, deberá extraer una muestra para diagnóstico en laboratorio sin delegar a terceros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *