Clima

El clima que se viene para lo que queda del invierno, primavera y verano.

El Durante las últimas semanas comenzaron a circular crecientes rumores acerca del posible desarrollo de un episodio de “El Niño” durante la primavera y el verano próximos. No obstante, el escenario climático no mostró signos que favorezcan esa posibilidad, sino que continuó evolucionando en un rango cercano a lo normal en sus valores medios, pero con rasgos de inestabilidad. 

El Océano Pacífico Ecuatorial incrementó levemente su temperatura, asumiendo un estado neutral levemente frío, muy inferior al que podría prefigurar el inicio de un episodio de “El Niño”.

Aunque el posible desarrollo de un episodio de “El Niño” parece, por el momento, muy poco probable, la tendencia climática es, en general, positiva, apuntando a un escenario “neutral”. No obstante, su rumbo aún no se encuentra firme, y podría sufrir ajustes positivos o negativos.

En particular, debe tenerse en cuenta que, el fenómeno de “La Niña”, que fue uno de los principales factores que se hicieron sentir durante la campaña  2017/2018, no se disipó, sino que migró hacia el Hemisferio Norte, donde viene produciendo diversas perturbaciones climáticas de variada intensidad. Si este fenómeno persistiera durante el verano del Hemisferio norte, ello implicaría el riesgo de que “La Niña” retorne con fuerza al Hemisferio Sur en la primavera próxima, volviendo a perturbar la marcha la campaña agrícola.

La temperatura del Atlántico es otro factor cuya evolución todavía no puede considerarse por firme. El presente calentamiento se debe en parte a la descarga de aguas calientes aportada por los grandes ríos de la Cuenca del Plata, pero este proceso irá en disminución hasta alcanzar su mínimo valor hacia el mes de agosto, por lo que su persistencia no puede asegurarse. Por lo tanto, aunque la tendencia actual es positiva, habrá que continuar monitoreando la evolución del clima, hasta tanto su signo e intensidad se estabilicen.

INVIERNO

Los eventos de precipitaciones serán seguidos por fuertes irrupciones de aire polar, que causarán prolongados lapsos fríos, con moderado a alto riesgo de heladas invernales en gran parte de La Argentina y el Uruguay, llegando hasta el sur del Brasil y, posiblemente, hasta el sur de la Región Oriental del Paraguay.

No obstante, por tratarse de masas de aire polar con alto contenido de humedad, se espera que la intensidad de las heladas no alcance un nivel capaz de causar daños de consideración.

Primavera

La circulación tropical se activará vigorosamente, superando su nivel medio, y aportando calor y humedad a gran parte del área agrícola. Sólo el sudoeste de la región Pampeana podría experimentar registros pluviométricos algo inferiores al promedio.

Los lapsos cálidos y lluviosos se alternarán con cortos pero intensos descensos térmicos, con moderado riesgo de heladas tardías en gran parte de La Argentina y el Uruguay, llegando hasta el sur del Brasil, pero sin alcanzar al Paraguay.

 

 

VERANO

La circulación tropical se mantendrá por encima de su nivel medio, y aportando calor y humedad a gran parte del área agrícola. Sólo  Cuyo y el oeste de la Región Pampeana, podrían registrar precipitaciones por debajo de la media estacional, con sus menores valores sobre el sur de córdoba, la mayor parte de La Pampa y el oeste de Buenos Aires.

La influencia de los vientos polares quedará reducida a la Cordillera Sur, por lo que las entradas de aire frío se espaciarán y perderán fuerza, produciendo un ambiente caluroso, que alcanzará su máxima intensidad en las zonas que experimentarán precipitaciones inferiores a lo normal.

 

Vía: news.agrofy

2 Respuestas

  1. Muy bueno el aporte y todo el comentario. Siempre fui una apasionada de los factores y cambios climaticos.Gracias por tan completa informacion. Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *