Home Clima El fenómeno de «La Niña» y las lluvias que faltan

El fenómeno de «La Niña» y las lluvias que faltan

A causa de la presencia de La Niña, en los últimos tres meses del año podría haber una ola de calor que supere a las temperaturas habituales de esa temporada y lluvias erráticas para algunas regiones.

En este momento, un enfriamiento del Pacífico, sin embargo la atmósfera no ha respondido cambiando el patrón de circulación de los vientos por lo tanto aunque hay enfriamiento aún no se habla de un evento La Niña.

Sin embargo, hacia octubre estaremos frente a un evento La Niña porque se espera que la atmósfera ya responda a ese enfriamiento. Una vez que se da un cambio en el patrón de los vientos en algunas regiones puede llover más o menos que lo normal. 

Hay localidades en que faltan entre 500 a 700 mm. «Argentina no solo debe afrontar un escenario de Niña por delante, sino que arrastra la deuda de milímetros de las últimas dos campañas», advierte Elorriaga en el último informe de la Guía Estratégica para el Agro. ¿Qué tiene que pasar para que lleguen las lluvias?

Lluvias: octubre comenzó con mucha incertidumbre

«Después de un inicio generoso en setiembre, la dinámica atmosférica no logró aprovechar la alta disponibilidad de humedad«. Tampoco octubre avanza como se esperaba: «las persistentes masas de aire húmedo presentes sobre el centro norte del país no lograron generar precipitaciones significativas«, aunque los eventos de precipitaciones de esta semana, pueden corregir de manera favorable las estadísticas.

En la región núcleo, los acumulados del 26/9 al 6/10 solo fueron para una porción del NE bonaerense: Ramallo registró 33,2 mm, Pergamino 21,6 mm; en Junín solo fueron 3,6 mm. El 70% de la región recibió menos de 5 mm. La región pampeana recibió algunas lluvias muy modestas sobre el centro y sur de Buenos Aires con acumulados de 15 a 30 mm. Hacia el noreste, el frente dejó mejores volúmenes: 10 a 40 milímetros sobre parte de Santiago del Estero, Chaco. Hubo mayores montos en Formosa, Corrientes y Misiones.

En rojo: entre el 2020 y lo que va del 2021 faltan 300 mm en la región

«La situación para los cultivos es de gran complejidad: este será el segundo año de reticencia pluvial», advierte Aiello. «Argentina no solo debe afrontar un escenario de Niña por delante, sino que arrastra la deuda de milímetros de las últimas dos campañas», agrega Elorriaga. Y lo dice porque éste es el problema de fondo de la campaña 2021/22. Los milímetros acumulados desde principios del 2021 al 6 de octubre muestran que -en promedio- faltan 75 mm frente a las estadísticas de los últimos 30 años. El grave problema es que se suma la faltante del año pasado: la región terminó en promedio con 225 mm por debajo de la media.

El resultado sale de comparar la precipitación anual de cada localidad monitoreada con la red GEA con su respectiva media pluvial de los últimos 30 años. Desde el 1/1/2020 al 5/10/2021, hay localidades a las que les faltan entre 500 a 700 mmEn Rosario la faltante es de 727 mm. Le sigue Labordeboy (con 617mm), Álvarez (606 mm), Bigand (547 mm), Ramallo (546 mm), Pujato (508 mm) y Zaballa (490 mm).

¿Qué se puede esperar de las lluvias de octubre?

¿Porque las tormentas de la semana pasada no dejaron agua? ¿Es culpa de «La Niña»? Aiello, responde que no, «aunque el evento está próximo a establecerse, el enfriamiento del Pacifico todavía es muy leve para afectar negativamente el régimen de lluvias de la región pampeana«. Elorriaga explica que el problema son los mecanismos atmosféricos regionales: «no están funcionando del modo que se espera para el inicio del semestre cálido. Entonces, ¿qué es lo que tiene que pasar para que lleguen las recargas de primavera? «Tiene que cambiar la circulación que actualmente domina en Argentina: el aire frío que ingresa por el sur de la región pampeana a intervalos regulares dificulta el ingreso de aire más húmedo que aportan las dinámicas zonales independientemente de los forzantes globales», dice Elorriaga.

Las proyecciones que brindan los modelos para la primera quincena de octubre no son alentadores: «el comportamiento más probable es la continuidad del ambiente frío y seco con pasajes frontales que provocarán lluvias modestas similares a las que se desarrollaron en el arranque del mes». «El último trimestre del año inicia con condiciones pluviales pobres. Los forzantes de escala regional todavía no han logrado responder activamente para que se alcancen los patrones normales de precipitación. Es probable que una mejora en el volumen de las lluvias se produzca recién hacia la última década del mes de octubre».

Vía: https://www.revistachacra.com.ar/

No hay comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí