Actualidad Ganadería Lechería

El plan de Manfrey para crear un “megatambo” en Córdoba

La cooperativa láctea Manfrey informó en las últimas horas que construirá un “megatambo” para rescatar a productores a mediano plazo.

Se trata de un campo de 50 hectáreas, con el que la cooperativa de la localidad cordobesa de Freyre busca producir más y que productores tamberos no estén tan complicados tras la delicada situación del campo por la sequía de 2018.

“Hicimos un diagnóstico, hicimos una encuesta en donde planteamos tres cosas, datos productivos, económicos y sociales. De esto salió mucha información que nos permitió encarar un plan de acción”, detalló.

Felippa explicó que el desarrollo tiene que ver por una parte con “buscar formas de asociativismo de distintas maneras” y generar acciones que “le ayuden al productor a mejorar su performance como productor ganadero”.

En diálogo con PERFIL CORDOBA, autoridades de la empresa relataron el origen de la iniciativa y detallaron el alcance que pretenden darle. En primer lugar se realizó una encuesta entre productores de la región para conocer aspectos económicos y también sociales de su actividad. El relevamiento, realizado en conjunto con el Inta, mostró que en promedio se producían 7.700 litros de leche por hectárea, con techos de 18.000 litros en los tambos más concentrados y tecnificados y pisos de 3.000 litros de leche por hectárea, en el caso de pequeños productores.

La dinámica actual del negocio hace que estas unidades de menor escala sean inviables. Con la encuesta también afloraron otros datos preocupantes, que hacen a la gestión de los tambos más chicos, como la poca información estadística recopilada sobre aspectos fundamentales como mortalidad y destete, o el escaso trabajo de management en lo que hace a costos y organización. Todo esto se agrava en los casos en que el emprendimiento, generalmente de naturaleza familiar, no tiene continuidad generacional y se encamina al cierre tarde o temprano.

El modelo de negocios. Para revertir esta situación, Manfrey comenzó a trabajar con productores que desean continuar con la actividad pero su explotación no es rentable, a través del programa Cambio Rural. Luego de estudiar diversos modelos de organización y visitar experiencias en Brasil y en la propia provincia de Córdoba, se armó una propuesta con dos alternativas de asociativismo. La primera apunta a promover la vinculación horizontal entre dos o tres productores para integrar su producción y alcanzar una escala mayor que le permita rentabilizar el emprendimiento e incorporar tecnología de punta y robotización, como el sistema de ordeño voluntario.

En este caso de modelo asociativo de escala media, el obstáculo radica en los vínculos de confianza necesarios entre productores para poner en marcha el emprendimiento. El otro proyecto asociativo que impulsa Manfrey es más ambicioso y de mayor escala. La empresa ha adquirido un campo de 50 hectáreas para construir un megatambo.

Los productores se sumarían al proyecto de diversas maneras. Una opción es entrar aportando animales (‘cuotavacas’) que constituyen su capital inicial y representa el porcentaje de participación en el negocio.

Y aquellos tamberos que entregan sus vacas al nuevo emprendimiento reconvierten su establecimiento hacia la producción de granos para alimentación, convirtiéndose en simultáneo en proveedores de su propio negocio.

La gestión general estará a cargo de Manfrey, que aporta el management. Es asociativismo horizontal y vertical a la vez. Hasta el momento, 16 productores se han sumado al proyecto.

La visión de Ercole Felippa

“La oferta de leche está restringida actualmente por el adelantamiento de la estacionalidad. Además, arrancamos el año sin stock como consecuencia de la devaluación de 2018. Pero se va a recuperar pronto”, analiza con optimismo Ercole Felipa. Y agrega: “El precio que reciben productores o indus triales no es la única variable crítica. Para que exportar sea buen negocio, hay que ser más eficientes e incrementar la competitividad. Por ejemplo, hay que mejorar la relación entre kilogramos de alimento y litros de leche. Esa conversión se logra con más tecnología y nuevos modelos de organización”.

Vía: La Voz de San Justo

laradio1029

El Perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *