Anuncio
jueves, junio 24, 2021
InicioAgriculturaEl "robo del siglo" sojero

El «robo del siglo» sojero

Anuncio

El robo del siglo en el ámbito de la soja, el robo a la producción argentina que a pesar de ser millones de dólares los que ingresan al país gracias a las producciones, pero nada alcanza para mantener a un estado, ocioso y obsoleto manejado por inoperantes.

La producción de soja y sus derivados es actualmente una de las actividades más dinámicas de la economía argentina. Se introdujo a mediados de los años ‘70, etapa en la que este cultivo comenzó a tener escala comercial local.

En tanto experiencia inédita en el nivel internacional en términos de la velocidad de adopción del nuevo cultivo como base para la generación de ventajas competitivas, actualmente se ha convertido en la principal producción del agro argentino. 

Malas maniobras

La Asociación de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (Apronor) advirtió sobre el diferencial que se genera para el precio local de la soja contra el internacional por retenciones y brecha cambiaria.

«Les pedimos solo unos minutos para explicarles qué tan lejos estamos de esa realidad«, destaca Apronor haciendo referencia a los irónicamente señalan a los productores diciendo: «Vos si que estas bien con la soja a más de U$S 500».

La explicación de Apronor por el «robo del siglo» sojero

«Tomemos el valor de la soja del día martes, la tonelada cerró en Chicago en US$ 585, aquí en Argentina, $31.750. Parece un número interesante pero no lo es, porque si lo pasamos a dólar divisa Banco Nación (UDS 94,98) nos da US$ 334, ¡un 43% menos que el valor internacional!, 33% corresponden a las retenciones y el resto a flete internacional, es decir hay una diferencia de US$ 193 menos con respecto a lo que recibe un productor de Bolivia, Paraguay o Brasil».

Pero ahí no termina: «Sigamos restando… falta descontar $3.500 de flete a Puerto (que pagamos los productores de Tucumán, si te vas más al norte el precio se incrementa por kilómetro de tonelada transportada), un 5% aproximadamente entre gastos de comercialización e impuesto a los débitos y a los créditos, además pagar todos los costos de producción e insumos (que cotizan en dólares y con incrementos que superan el 30%) y finalmente una vez terminada toda esa cuenta sobre esa pobre rentabilidad hay que pagar un 35% de Ganancias».

En este sentido, desde Apronor señalan que «para todos los que defienden y se alegran cuando aumentan las retenciones deberían saber que desde el año 2002 al 2019 desaparecieron en el país 82.119 productores y esto no es un mero número son familias que dejaron sus pueblos para ir a vivir a la ciudad y tratar de buscar una fuente de trabajo, con el desarraigo y la gran tristeza que ello implica».

«Nos gustaría que sepan, que las retenciones ‘pegan’ mucho más aquí en el norte porque estamos alejados de los puertos y porque tenemos otro clima que nos condena a rendimientos más bajos que en la zona núcleo. Este es el robo del siglo, el robo a la producción argentina que a pesar de ser millones de dólares los que ingresan al país gracias a nuestras producciones, nada alcanza para mantener a un estado, ocioso y obsoleto manejado por inoperantes», concluyen.

Vía: https://news.agrofy.com.ar/

- Advertisement -spot_img
Anuncio

Para leer

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Relacionados