Ganadería

El stock bovino se volvió más liviano

El objetivo de Argentina de ser un “supermercado” del mundo, las carnes juegan un rol protagónico. Pese a casi una década de políticas que obstaculizaron las exportaciones, los cortes producidos en este país son unos de los alimentos locales que gozan de más prestigio en el mundo.

Una muestra es que, con el incentivo que tiene el comercio exterior, los envíos no paran de crecer en especial a China, que ya concentra el 70 por ciento de las toneladas embarcadas desde Argentina.

Sin embargo, este proceso sigue encontrando limitantes internas. El stock bovino nacional prácticamente no creció el último año, estancándose en torno a 53,9 millones de cabezas, y con una participación cada vez menor de los novillos pesados, históricamente la categoría destinada a traspasar las fronteras.

Este panorama de la oferta será uno de los temas de debate de la cuarta jornada Córdoba Ganadera que tendrá lugar el próximo martes, a partir de las 9 en el salón de Convenciones de Dinosaurio Mall, organizada por La Voz-Agrovoz y Agroverdad, con el apoyo institucional del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Provincia, de la Bolsa de Cereales de Córdoba, del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) y de la Sociedad Rural de Jesús María (SRJM).

TF06. TENERIFE, 18/02/2011.- Imagen facilitada por la Compañía Canaria de Piensos S.A. (CAPISA) de la granja de vacas lecheras que adquirió hace año y medio en Playa de Vargas (Agüimes) y que ha incorporado por primera vez en Canarias el triple ordeño, obteniendo una mejora de la producción de 4 litros por vaca y día, con lo que la granja supera en total los 5.400 litros de leche diarios. EFE

Córdoba, en descenso

Los datos relevados por la Secretaría de Agroindustria de la Nación a marzo pasado indican que en Córdoba el stock total de bovinos se situó en 4,81 millones de cabezas, 1,69 por ciento por debajo de las 4,89 millones de 2018. Es decir, que en un año se perdieron 83.000 bovinos.

Es el primer achique de las existencias luego de cuatro años de continuo crecimiento, desde los 4,45 millones de cabezas de 2014. De todos modos, el actual es el segundo mejor valor de la década.

Para el secretario de Ganadería de la Provincia, Olden Riberi, esta estadística se puede interpretar de dos manera. “El vaso medio vacío es no haber crecido. El medio lleno es que a pesar de la tremenda sequía del año pasado, y que impactó justo en la época de reproducción, no se redujo tanto el stock”, indicó el funcionario a Agrovoz.

En la misma línea opinó Daniel Urcía, director de la Asociación de Frigoríficos e Industriales de la Carne (Afic) y vicepresidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales (Fifra), que encabezará uno de los paneles en la Jornada Córdoba Ganadera.

“Tras una sequía importante y un contexto financiero negativo por las altas tasas, que el número esté más o menos estable es una buena noticia. Estamos hablando de un achique técnico, que no es significativo porcentualmente”, evaluó.

De todos modos, Riberi dijo que en una perspectiva a más largo plazo no es bueno tener menos stock para un país que está intentando consolidar un perfil exportador. “Siempre las exportaciones se hacen con los excedentes”, indicó.

Machos y hembras

Al desagregar los valores por categoría, la que asoma con la mayor pérdida relativa son los terneros, que en un año perdieron 3,3 por ciento o 21.825 cabezas. Los novillitos, en cambio, se mantuvieron prácticamente estables, con una leve reducción de 0,14 por ciento: de 479.211 ejemplares el año pasado a 478.549 en la actualidad.

Para Luis Magliano, presidente de la Sociedad Rural de Jesús María (SRJM), son números que hay que “tomar con pinzas”, porque la categorización no siempre es del todo precisa. Sucede que muchos novillitos pueden estar registrados como terneros. De todos modos, si se suman las dos categorías, el plantel de machos jóvenes se achicó en más de 22 mil cabezas. “Se reflejó en el menor encierre que tuvieron losfeedlots”, sostuvo Magliano.

También en este punto coincidió Urcía: “Esa merma está representada en forma exclusiva por el menor encierre en los corrales en el último trimestre de 2018”.

En cuanto a los novillos, la baja interanual fue 2,76 por ciento y el número se ubica en 250 mil cabezas, muy por debajo de los casi 400 mil que había una década atrás. Este tobogán copia la trayectoria nacional, donde en 15 años se perdió 60 por ciento de animales pesados, según un informe del Rosgan (mercado de hacienda de Rosario).

“Todo negocio funciona y crece detrás de la rentabilidad. Si está afectada por un régimen impositivo y la falta de incentivos crediticios es difícil invertir. En ganadería esperar que un novillito llegue a novillo significa un año y es un costo importante”, explicó Riberi.

Urcía compartió el diagnóstico. “Es el efecto no rentabilidad. Un combo en el que se suman las trabas a las exportaciones, inflación, altas tasas de interés y el avance agrícola. Factores que hacen que no convenga tener el animal un año más en el campo”, destacó.

En cuanto a las hembras, las vaquillonas redujeron su plantel 2,53 por ciento y las vacas, 1,05 por ciento. Este indicador estaría reflejando el mayor envío de hembras a faena, en especial de las vacas a partir del impulso que la demanda de China tienen sobre estas categorías.

Fuente: LaVoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *