Agricultura

El trigo y el fantasma de las retenciones

Tal como sucedió con el maíz, ante un posible aumento de las retenciones a las exportaciones agroindustriales, se aceleró la comercialización de trigo en las últimas semanas en la antesala de una nueva cosecha. 

Según la Bolsa de Comercio de Rosario en octubre pasado se registraron ventas al exterior por las dos terceras parte de las exportaciones totales del cereal proyectadas para la presente campaña.

Ya son 7,4 millones de toneladas que se comprometieron comercializar al mercado internacional, de un total de despachos proyectado para toda la campaña que va de diciembre 2019 a noviembre 2020 de 11,5 millones. 

Prácticamente ya está para ser comercializado el 65% del saldo exportable del cereal para el presente ciclo, y donde en los próximos doce meses el trigo disponible para ofrecer al mundo es de apenas 4,1 millones de toneladas.

El informe de los economistas de la bolsa rosarina también se refiere a la comercialización de trigo en el mercado local. En relación a los años anteriores, la misma no solamente proyecta un volumen más alto sino que hay una mayor concentración entre los meses de noviembre a enero, “abonando la hipótesis de una rápida comercialización de trigo en la nueva campaña a inicios del ciclo comercial”.

A la oferta local restringida, se suma un mercado internacional que está ajustando su proyección de producción global por la falta de precipitaciones en Rusia y Australia, referentes de la producción mundial de trigo.

Las estimaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, entre mayo y octubre de este año, señalan que la producción mundial de trigo cayó 12 millones de toneladas, lo que derivó en una suba del precio del cereal desde finales de agosto y principios de septiembre.

A todo esto los economistas de la BCR comentaron: “En la última semana se han lateralizado ante la falta de noticias frescas en el exterior y la cautela que domina a los negocios en el mercado local por un lado, fruto del proceso electoral en el país y las nuevas regulaciones en los mercados de cambio, y el mejor aspecto que demuestra el cultivo en la zona núcleo argentina luego de la recomposición de las lluvias en el mes de octubre, por el otro”.

Vía: Agrolatam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *