Agricultura

El valor de la soja cayó un 3,75% tras el anuncio oficial sobre las retenciones

La decisión del Gobierno, de suspender por seis meses el cronograma de rebaja gradual de los derechos de exportación al aceite y a la harina de soja, dos productos de los cuales la Argentina es el principal proveedor mundial, tuvo un rápido impacto en el mercado de granos doméstico, con una caída del 3,75% del valor de la oleaginosa, dado que las ofertas de las fábricas por la tonelada disponible cayeron de los 8000 a 7700 pesos.

“Si ayer en 8000 pesos el volumen comercializado -hubo más fijaciones que ventas a remitir- fue moderado, imaginate que hoy, con la caída del precio, no hay nadie interesado en vender una tonelada de soja”, contó un operador en medio de la jornada de negocios en la Bolsa de Comercio de Rosario. Añadió que, frente a lo acotada de la oferta tras la sequía, los compradores tampoco pueden “especular” con reducir los valores propuestos a los productores, “porque no conseguirán mercadería y ahí se les va a complicar mantener las plantas activas”, señaló.

El operador no descartó que esta medida también aliente la importación de soja (después de 20 años se volvió a traer mercadería desde los Estados Unidos), algo que podría ponerle una presión adicional bajista a los precios locales.

De igual modo que en el mercado físico, las pizarras del Mercado a Término de Buenos Aires reflejaron al cierre de las operaciones bajas de 3,10 y de 2,70 dólares por tonelada para las posiciones noviembre y mayo de la soja, las dos que concentran el mayor volumen de negocios, que quedaron con valores de 282 y de 273 dólares.

Como contracara, en la Bolsa de Chicago la soja terminó la rueda con un alza de 4,04 para la posición septiembre, que cerró con un valor de 319,03 dólares por tonelada, mientras que la cotización de la harina trepó US$9,59 y concluyó la jornada con un precio de 371,03 dólares por tonelada.

Este incremento del subproducto estadounidense responde a la especulación de los operadores con la posibilidad de que la Argentina incremente sus ventas de poroto de soja y “libere” una porción del mercado de la harina para oferentes estadounidenses.

Desde la industria lamentaron la medida porque, según explicaron, “podría agravar la ya recurrente capacidad ociosa en las fábricas del Gran Rosario, que usualmente ronda el 30%, al alentar la exportación de grano sin procesar”. Y recordaron que producto de la inversión privada del sector, la Argentina tiene capacidad para moler 204.000 toneladas de semillas oleaginosas por día, que suman una molienda potencial anual de 62 millones toneladas.

“Al tener la industria una menor capacidad de compra, será menor el precio para la soja local, es decir que se penalizará al productor”, dijo Andrés Alcaraz, gerente de Comunicaciones Corporativas y Relaciones Institucionales de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara).

En un comunicado, Ciara advirtió que la medida oficial “paraliza las nuevas inversiones del sector agroindustrial y podría derivar en el cierre de plantas industriales, lo que perjudicaría especialmente a los productores y se perdería empleo”.

Lecturas de una misma medida

  • -$300 ajuste a la soja en Rosario: La primera reacción de las fábricas fue ajustar el precio de la soja de 8000 a 7700 pesos.
  • 2,53% harina en alza en Chicago: Por la especulación con mayores ventas, la harina de EE.UU. subió de 361 a 370,15 dólares.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *