Home Tecnología Energía renovable producida con estiércol de cerdo

Energía renovable producida con estiércol de cerdo

La central de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) en San Luis ya puede vender energía renovable a la red nacional producida con excremento de cerdos.

La planta de biogas Yanquetruz, una de las centrales de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), genera bioenergía a partir del purín de cerdos y biomasa, en San Luis y ya puede vender energía renovable al sistema nacional.

Construida con tecnología Alemana, la planta procesa efluentes de cerdos y forraje de Maíz y ya cuenta con la habilitación de Cammesa. Esta planta de cogeneración genera 1,5 MWe y sustituye el cien por ciento de la energía térmica del criadero. Es la segunda iniciativa del programa RenovAr de ACA, que ya entrega energía al sistema interconectado. La primera es la de Bioeléctrica, una empresa que es producto de la asociación de un grupo de agropecuarios cordobeses que en 2012 inauguraron la primera elaboradora de etanol en base a maíz, Bio4.

Desde ACA explicaron que “la tarifa es en dólares y hay un premio por poner rápidamente en marcha la generación de energía renovable”. Para lograr este proyecto se realizó una inversión de 4,7 millones de dólares y comenzó hace siete años.

El proceso se lleva a cabo con la recolección de purines de cerdos a través de un sistema cloacal del criadero y termina en cuatro biodigestores, divididos en dos primarios y dos secundarios con un almacenamiento de 3000 metros cúbicos cada uno. Luego es tratado con anaeróbicamente y, con el agregado de forraje de sorgo y maíz, se produce el biogás.

Posteriormente ese biogás alimenta motores generando energía eléctrica por 1,53 megavatios/hora y entregan unos 8000 megavatios/hora/año. Según la el crecimiento del criadero, se verá de ampliar la capacidad de la planta.

En la etapa experimental el criadero cuenta con  2000 madres y en otro espacio se encuentran otros 4000 animales. A medida que se cumplan distintos plazos previstos se irán sumando más animales.

Después de 120 días de estadía en los biodigestores, el residuo final que genera la producción, es utilizado como biofertilizante en los campos de la misma cooperativa.

La apuesta va en crecimiento ya que en Justiniano Posse (sudeste cordobés), ACA está terminando una iniciativa para su frigorífico Alimentos Magros, que trabaja con los cerdos que llegan del criadero puntano que es más sofisticada que la de San Luis. La generación es eléctrica (en base a los efluentes, 400 Kw) y térmica por un proceso innovador a partir del calor de los motores que se convierte en frío por absorción (800 kilofrigorías).

 

Fuente La Nación

 

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí