lunes, enero 24, 2022

Estrategias para que el Cambio climático no acorrale a la Argentina

Bajo los principios de que la Estrategia de Largo plazo de Cambio Climático debe asegurar la seguridad alimentaria y la sostenibilidad social, ambiental y económica en Argentina.

«El sector agro-bio-industrial es parte de la solución para la adaptación y mitigación del cambio climático», comienza el documento publicado por el CAA, que califica al país como «líder mundial en producción agroindustrial sostenible». En esa línea, días atrás el Ministerio de Agricultura planteó que «el cambio climático es un flagelo global, pero no todos los países estamos en la misma situación ni tenemos los mismos antecedentes. Argentina es un país acreedor en términos ambientales«.

Uno de los puntos que aborda es el tema de la ganadería, un sector que a nivel global es responsable de alrededor del 14,5 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). «Reiteramos la necesidad de evitar la demonización de la actividad. Por un lado, se resalta que el metano que genera la ganadería no es equivalente al CO2 que emiten los combustibles fósiles. No es comparable el carbono biogénico, que está dentro del ciclo de la naturaleza y es un ciclo de carbono cerrado, con el carbono de los fósiles, que se convierte en un gas de stock, principal responsable de la situación a la que hemos llegado a nivel global.

Medidas urgentes

Atendiendo a lo ocurrido en la COP 26 en Glasgow y los compromisos asumidos por la República Argentina, el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), ratificó en un comunicado su compromiso «en colaborar para la elaboración de la Estrategia del país y del diseño de políticas, acciones e intervenciones basadas en la ciencia y en métodos de medición válidos que deben ser parte de la Estrategia de Largo Plazo de Carbono Neutro».

Y ratificó: «Bajo los principios de que la Estrategia de Largo plazo de Cambio Climático debe asegurar la seguridad alimentaria y la sostenibilidad social, ambiental y económica en Argentina, asumimos la responsabilidad que significa que el sistema agro-bio-industrial sea parte de las soluciones integrales de triple impacto».

«Entendemos que el primer punto a trabajar para avanzar en la Estrategia Nacional es fortalecer los espacios institucionales de diálogo público-privado, además de la necesaria articulación de políticas entre el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo, y entre los Ministerios del Poder Ejecutivo», se señaló en el documento que luego puntualizó una agenda de temas que requieren «atención y articulación prioritaria»:

– Transición energética: elaboración de un documento de política pública que incluya los aportes de las bioenergías en la transición energética y una evaluación integral de la misma al 2030 y al 2050 para su posterior implementación en la matriz energética nacional.

– Mitigación: considerando que es imposible lograr la carbono-neutralidad sin
mitigación, se requiere elaborar la estrategia de captación de CO2 basada en la naturaleza, tal como la expansión de la forestación, su medición adecuada y financiamiento.

– Financiamiento: evaluar las opciones y oportunidades que puede nuestro país y el sistema productivo para obtener financiamiento externo tanto para mitigación como para adaptación. Trabajar en la búsqueda del financiamiento para avanzar en los procesos de adecuación que permitan la adaptación haciendo menos vulnerables a los sistemas productivos, financiamiento para el desarrollo de tecnologías y procesos para la mitigación y el monitoreo en tiempo real de las actividades.

– Adaptación: evaluación de los escenarios de impacto por región, cadena productiva y priorización de acciones para la adaptación.

– Comercio internacional: establecer un equipo de seguimiento de los requisitos que se impulsan por países, cadenas de suministro y sistema financiero que pueden afectar al país y generar una estrategia nacional y regional de negociación consensuada para actuar en los foros internacionales.

– Innovación y transferencia: alinear las políticas de investigación, innovación y transferencia de tecnología de INTA; INTI; CONICET; etc. y su financiamiento para priorizar las estratégicas relativas a medición, monitoreo y reducción de la huella de carbono, captura de carbono y lograr sistemas productivos más sostenibles certificados.

– Legislación: impulsar que el GNCC deba emitir opinión sobre los proyectos de Ley que afecten el balance de carbono y reporten sobre su coherencia con la Estrategia Nacional de CC. Se debería revisar también la legislación contraria a dichos objetivos, tal como la Ley de Biocombustibles y la modificación de la Ley de Manejo del Fuego.

«Reiteramos que el sector de Agricultura, Ganadería y Bosques y sus cadenas de valor en Argentina son parte de la solución para la mitigación y adaptación al cambio climático y pueden impulsar la creación de miles de puestos de trabajos en la transformación que requieren los sistemas productivos y cadenas de valor para reducir la huella de carbono en la transición hacia el logro de la carbono-neutralidad. Este camino es un camino lleno de desafíos y requiere transitar en forma conjunta entre el sector público y privado, en diálogo permanente», finalizó el comunicado.

Vía: https://www.agrolatam.com/

Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Vinagre, en la huerta y el jardín

Ya sabemos que es un herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos del vinagre para tu huerta y jardín. El nombre vinagre...