Home Ganadería ¿Existen casos de vaca loca en Argentina?

¿Existen casos de vaca loca en Argentina?

El Senasa lleva desde hace más de 25 años la vigilancia epidemiológica para la detección temprana de vaca loca, con controles para la prevención de ingreso, reciclado y amplificación del agente.

La encefalopatía espongiforme bovina, más conocida como “la enfermedad de las vacas locas”, se originó a partir de priones del scrapie atípico, una enfermedad neurodegenerativa que aparece espontáneamente en ovejas y cabras.

El acrónimo EEB es corto pero representa una enfermedad con un nombre largo, encefalopatía espongiforme bovina. «Bovina» significa que la enfermedad afecta a las vacas, «espongiforme» se refiere a que el cerebro de una vaca enferma se ve esponjoso bajo un microscopio, y «encefalopatía» indica que es una enfermedad del cerebro. La EEB se llama comúnmente la “enfermedad de las vacas locas».

¿Qué es la EEB?

La EEB es una enfermedad neurológica progresiva de las vacas. Progresiva significa que empeora con el tiempo. Neurológica significa que daña el sistema nervioso central de la vaca (cerebro y médula espinal).

¿Qué causa la EEB?

La mayoría de los científicos piensan que la EEB es causada por una proteína llamada prión. Por razones que no se comprenden completamente, un prion normal se transforma en un prión anormal que es dañino. El cuerpo de la vaca enferma ni siquiera sabe que el prión anormal está presente. Sin saber que está presente, el cuerpo de la vaca no puede combatir la enfermedad.   

La teoría principal es que la enfermedad es causada por proteínas infecciosas llamadas priones. En las vacas afectadas, estas proteínas se encuentran en el cerebro, la médula espinal y el intestino delgado. No hay evidencia de que los priones se encuentren en la carne del músculo (como el filete) o en la leche.

Cuando una vaca es sacrificada, algunas partes se usan para alimento humano y otras partes se usan para alimento animal. Si una vaca infectada es sacrificada y el tejido nervioso se usa para alimento para ganado, otras vacas pueden contagiarse.

Seguimiento a la enfermedad en Argentina

La Argentina esta reconocida por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) como país de riesgo insignificante con respecto a la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) – comúnmente llamada Mal de la Vaca loca –, el mejor nivel sanitario respecto de esta enfermedad – que nunca ha sido detectada en el territorio nacional-, al tiempo que el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentario (Senasa) lleva adelante un programa de vigilancia para sostener el estatus logrado y contribuir a la salud pública de la población.


Esta condición sanitaria tiene, también, el aval de auditorías externas como la realizada en abril de 2014 por Australia y Nueva Zelanda que concluyó que la carne y los productos vacunos originarios de la Argentina son seguros para el consumo humano.

Un estricto control

Para garantizar el cumplimiento de la prohibición de alimentar rumiantes con proteínas animales, el Senasa establece estrictas medidas a través de muestreos en los establecimientos (principalmente engorde a corral y tambos) que utilizan suplemento en la alimentación de los animales y en todas las firmas elaboradoras de este tipo de alimento.

La vigilancia sanitaria se realiza en los animales mayores a 24 meses dado que la EEB es una enfermedad progresiva cuyo periodo de incubación abarca, en promedio, entre cuatro y cinco años.

Asimismo, el Organismo lleva adelante acciones con el objetivo de evitar el ingreso de la enfermedad a nuestro país o detectarla de manera temprana y actuar en consecuencia.

En ese marco, el Servicio aprecia la responsable actitud de un productor chaqueño que,  denunció en la Oficina del Organismo en Resistencia, Chaco, el hallazgo de una pezuña en una bolsa de suplemento alimenticio para vacunos, que motivó la puesta en marcha de los protocolos de trabajo destinados a averiguar presuntas irregularidades y establecer los pasos a seguir en defensa de la salud pública y para salvaguardar el estatus sanitario del país.

En tal sentido, profesionales del Organismo se dirigieron a la unidad productiva del denunciante en donde se  tomaron muestras del alimento de los corrales y del suplemento y las enviaron, precintadas, para su análisis al Laboratorio del Senasa ubicado en la localidad bonaerense de Martínez. Al mismo tiempo, quedaron interdictadas  68 bolsas del suplemento alimenticio, que estaban en posesión del productor.

Desde la recepción de la denuncia se inicio una exhaustiva investigación dentro del marco de la Ley de Procedimientos Administrativos (19.549) sus decretos reglamentarios y la Resolución Senasa 38/12, que aprueba su Manual de Procedimientos de Infracciones, que tiene por finalidad constituir una garantía de los derechos de los particulares y asegurar de modo eficaz el interés general, mediante la adopción de decisiones que incluyó, inspecciones a los lugares de elaboración, medidas inmediatas de protección sanitaria, entre ellas, interdicciones y suspensión de elaboración del producto.

CABA, Provincia Bs.As. ruta 2, Km 45 El Pato. Vacunación antiaftosa. VACUNACION, ANTIAFTOSA, GANADO, BOVINO, CAMPO.

A la fecha el Senasa continúa sustanciando el expediente del caso y una vez concluido se adoptaran las medidas tendientes a mantener el orden de los bienes jurídicos protegidos por el Estado. 

Con información de: https://www.fda.gov/ http://www.senasa.gob.ar/

No hay comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil