Ganadería

Gran nivel de la faena de vacunos

Según Ciccra, la participación de la exportación en los primeros diez meses del año en el total de carne producida se ubicará en el punto más alto desde 1996 a la fecha,

La faena de hacienda vacuna alcanzó en octubre en Argentina el nivel de actividad más alto en 10 años al alcanzar 1.316.000 cabezas, mientras que el consumo per cápita volvió a caer y se ubicó en 51,7 kilogramos al año, según informó hoy la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes.

Mientras que las ventas al mercado interno se posicionarán en el punto más bajo en ese lapso.

La faena en octubre “marcó el nivel de actividad más elevado desde 2009”. En la comparación interanual significó un incremento de 8,7% que en números absolutos se traduce en 105.000 cabezas más que en octubre de 2018.

El décimo mes del año también fue el “cuarto más elevado entre los últimos 40 octubres; sólo los octubres de 2007 a 2009 exhibieron registros mayores, período en el cual el ciclo ganadero atravesó una de las fases más contractivas de la historia”, destacó Ciccra.

Esto permitió que en el acumulado entre enero y octubre de 2019 alcance las 11,45 millones de cabezas faenadas, lo que representó un incremento de 2,3% superior al mismo período de 2019.

Producto de esto, la producción de carne vacuna totalizó 2,586 millones de toneladas res con hueso (tn r/c/h), 1,1% de lo producido en enero-octubre del año pasado.

Del total producido, el mercado interno absorbió 74,5% al alcanzar las 1.927.000 de tn r/c/h, mientras que la exportación alcanzó 659.000 tn r/c/h, según estimaciones de Ciccra, lo que representará 25,5%.

De esta manera, la participación del mercado interno entre enero y octubre en el total producido se ubicó en su punto más bajo, por lo menos desde el mismo período de 1996 y cayó 8% con respecto a 2018, al contrario de lo sucedido con las exportaciones, que alcanzaron el porcentaje más elevado desde dicho año tras subir ocho puntos respecto al mismo período de 2018.

En este marco, el consumo de carne vacuna por habitante al año cayó 10,1% respecto al mismo mes de 2018, al ubicarse en 51,7 kilogramos, que en números absolutos significó una merma interanual del 5,8 kilogramos.

En los primeros diez meses del año, la caída se ubicó en 9,6% en contraste con el mismo período del año pasado, hasta 51,4 kilogramos al año. Esta caída del consumo de carne vacuna se debe “a la pérdida del poder adquisitivo del salario”, dijo el presidente de Ciccra, Miguel Schiariti.

Vía: Agrolatam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *