martes, enero 18, 2022

Hacía un mundo más cálido por el cambio climático

Los calores extremos serán moneda corriente año a año, el calentamiento del planeta altera de forma significativa los parámetros del tiempo atmosférico, potenciando los fenómenos hasta rangos impensados.

Las previsiones meteorológicas indican que la Argentina se puede convertir en uno de los lugares más cálidos del planeta esta semana. Pero hay que tener en cuenta que, por la época del año, en el Hemisferio Norte estas temperaturas no se están dando y que en las zonas tropicales tienen temperaturas más estables que no necesariamente incluyen eventos de este calibre.

Si bien durante estos eventos de calor extremo influye el fenómeno de La Niña, que es considerado un evento cíclico, un estudio sobre la evolución de la temperatura global desde la última glaciación, durante un periodo de unos 24.000 años, demuestra que el calentamiento en la Tierra ha alcanzado ahora un nivel «sin precedentes» como consecuencia de la acción del hombre.

El mundo ya está 1°C (1.8°F) más caliente de lo que estaba entre 1850 y 1900, la época preindustrial. Y aunque no hay duda de que limitar el calentamiento a 1.5°C será difícil, tampoco hay duda de que tenemos la tecnología necesaria para hacerlo, y de que valdrá la pena.

Un mundo que se calienta

El Servicio de Cambio Climático de Copernicus de la Unión Europea anuncia sus conclusiones anuales, que muestran que en todo el mundo el año 2021 fue uno de los siete más cálidos desde que existen registros.

Europa experimentó un verano de extremos, con olas de calor en el Mediterráneo e inundaciones en Europa central. Por otra parte, las concentraciones mundiales de dióxido de carbono y —de manera muy sustancial— las de metano siguieron aumentando.

Temperatura del aire a una altura de dos metros en 2021, mostrada en relación con su media para el periodo entre 1991 y 2020. Fuente: ERA5. Crédito: Servicio de Cambio Climático de Copernicus, Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (CEPMPM)

El Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S), implementado por el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (CEPMPM) en representación de la Comisión Europea con financiación de la Unión Europea, da a conocer nuevos datos que muestran que los últimos siete años fueron los más cálidos, por un amplio margen, desde que hay registros. En el conjunto de estos siete años, 2021 es uno de los más frescos, junto con 2015 y 2018.

Entretanto, Europa experimentó su verano más cálido desde que existen registros, aunque las temperaturas no fueron mucho mayores que las de los veranos de 2010 y 2018. Junto con el Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS), el C3S también informa de que el análisis preliminar de las mediciones vía satélite confirma que las concentraciones de gases de efecto invernadero siguieron creciendo a lo largo de 2021, por lo que la columna promedio a escala mundial de dióxido de carbono (CO2) alcanzó un récord anual de aproximadamente 414 ppm, y la de metano (CH4) un récord anual de aproximadamente 1.876 ppb. Las emisiones de carbono de los incendios forestales ascendieron en total a 1.850 megatoneladas, debido especialmente a los incendios registrados en Siberia. La cifra fue ligeramente superior a la del año pasado (1.750 megatoneladas de emisiones de carbono), aunque la tendencia desde 2003 es a la baja.

Temperaturas mundiales del aire en superficie:

  • En todo el mundo, 2021 fue el quinto año más cálido desde que existen registros, aunque las temperaturas sólo fueron un poco más altas que en los años 2015 y 2018
  • En el año, la temperatura fue 0,3 °C superior a la del periodo de referencia 1991-2020 y entre 1,1 y 1,2 °C por encima de las que se registraban entre 1850 y 1900, en la época previa a la industrialización
  • Los últimos siete años han sido los más cálidos desde que hay registros, por un margen claro

Si nos fijamos en el promedio mundial, los primeros cinco meses del año experimentaron temperaturas relativamente bajas en comparación con la de los últimos años, que han sido muy cálidos. Entre junio y octubre, sin embargo, las temperaturas mensuales estuvieron, al menos y sistemáticamente, entre los cuatro registros más cálidos registrados hasta la fecha. Las temperaturas de los últimos 30 años (1991-2020) son cerca de 0,9 °C superiores a los niveles previos a la Revolución Industrial.

En comparación con este último periodo de referencia de 30 años, las regiones con temperaturas más por encima de la media incluyen una franja que comprende desde la costa oeste de Estados Unidos y Canadá hasta la zona noreste de Canadá y Groenlandia, así como grandes partes del centro y el norte de África y Oriente Medio. Las temperaturas más inferiores a la media se registraron en el oeste y el extremo oriental de Rusia, Alaska, el centro y este del Pacífico —simultáneamente con las condiciones de La Niña a principios y a finales de año—, la mayor parte de Australia y algunas zonas de la Antártida.

Temperaturas europeas del aire en superficie:

  • En el conjunto del año, la temperatura en Europa estuvo sólo 0,1 °C por encima de la media de 1991-2020, lo que lo sitúa fuera de los diez años más cálidos
  • Los diez años más cálidos en Europa se han registrado después de 2000, y los siete años más cálidos fueron los del periodo 2014-2020

En Europa, los últimos meses del invierno y la totalidad de la primavera estuvieron en general cerca o por debajo de la media del periodo 1991-2020. Una fase fría en abril, tras un marzo relativamente cálido, provocó heladas tardías en la estación en las zonas occidentales del continente. Por el contrario, el verano europeo de 2021 fue el más cálido desde que existen registros, con temperaturas cercanas a los anteriores veranos más cálidos, los de 2010 y 2018. Tanto junio como julio fueron el segundo mes más cálido de sus comparativas respectivas, mientras que agosto estuvo en general cerca de la media, pero se vio una gran diferencia entre las temperaturas superiores a la media en el sur y las inferiores a la media en el norte.

Eventos extremos en el verano en Europa

A lo largo del verano de 2021 en Europa tuvieron lugar varios acontecimientos extremos de alto impacto. En julio se produjo un episodio de lluvias muy intensas en la zona occidental de Europa central, una región con suelos cerca de la saturación, lo que provocó graves inundaciones en varios países, siendo los más afectados Alemania, Bélgica, Luxemburgo y Países Bajos.

La región del Mediterráneo sufrió una ola de calor en julio y parte de agosto, y las altas temperaturas afectaron en mayor medida a Grecia, España e Italia. El récord de temperatura máxima en Europa se superó en Sicilia, donde se registraron 48,8 °C, 0,8 °C más que el anterior máximo, aunque este nuevo récord debe aún ser confirmado por la Organización Meteorológica Mundial (WMO). Se dieron condiciones secas y cálidas antes de los intensos y prolongados incendios forestales que arrasaron, sobre todo, la zona mediterránea oriental y central, siendo Turquía uno de los países más afectados, aunque también los sufrieron Grecia, Italia, España, Portugal, Albania, Macedonia del Norte, Argelia y Túnez.

Norteamérica

A lo largo de 2021, varias regiones de Norteamérica también experimentaron grandes anomalías en cuanto a temperaturas. En el noreste de Canadá, las temperaturas medias mensuales fueron inusualmente cálidas tanto al comienzo del año como en otoño. Hubo una extraordinaria ola de calor en la parte occidental de Norteamérica en junio, cuando se superaron en varios grados Celsius los récords de temperaturas máximas, lo que tuvo como resultado el mes de junio más cálido desde que hay registros sobre el continente.

Análisis del CAMS sobre la Profundidad Óptica de los Aerosoles de la Materia Orgánica en septiembre de 2021 en Norteamérica. Crédito: Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus / CEPMPM

Las condiciones de calor y sequedad en la región agravaron una serie de incendios forestales extremos durante julio y agosto. Las zonas más afectadas fueron varias provincias de Canadá y los estados de la costa oeste de Estados Unidos, aunque el impacto no fue el mismo en todas las regiones.

El segundo incendio forestal más destructivo en la historia de California, bautizado como «Dixie Fire», no sólo provocó una gran devastación, sino que también redujo de manera significativa la calidad del aire para miles de personas debido a la contaminación. La calidad del aire empeoró en todo el continente, ya que las partículas y otros contaminantes pirogénicos emitidos por los incendios fueron transportados en dirección este. En conjunto, Norteamérica experimentó la mayor cantidad de emisiones de carbono, 83 megatoneladas, y otras emisiones pirogénicas derivadas de los incendios forestales de todos los datos registrados por el CAMS para cualquier verano desde 2003.

Las concentraciones de CO2 y metano siguieron aumentando en 2021

El análisis preliminar de datos vía satélite muestra que la tendencia constante al alza de concentraciones de dióxido de carbono continuó en 2021, lo que provocó una columna promedio a escala mundial récord (XCO2) de aproximadamente 414,3 ppm.

El mes con la mayor concentración fue abril de 2021, cuando la media mensual mundial de XCO2 alcanzó los 416,1 ppm. La tasa de crecimiento estimada de la media anual de XCO2 en 2021 fue de 2,4 ± 0,4 ppm/año, una tasa similar a la de 2020, que fue de 2,2 ± 0,3 ppm/año. También está cerca de la tasa media de crecimiento de aproximadamente 2,4 ppm/año registrada desde 2010, pero es inferior a las elevadas tasas de 3,0 ppm/año en 2015 y 2,9 ppm/año en 2016, asociadas a un contundente acontecimiento climático de El Niño.

Las concentraciones de metano en la atmósfera también siguieron aumentando en 2021, según el análisis preliminar de los datos por satélite, por lo que el metano promedio de la columna (XCH4) alcanzó un máximo sin precedentes de aproximadamente 1.876 1876 ppb. La tasa de crecimiento estimada de la media anual de XCH4 en 2021 fue de 16,3 ± 3,3 ppb/año, una tasa ligeramente mayor que la de 2020, que fue de 14,6 ± 3,1 ppb/año. Estas dos tasas son muy elevadas en comparación con las de las dos décadas previas de datos vía satélite. Sin embargo, a día de hoy no se comprende del todo por qué esto es así. Es difícil identificar el origen del aumento porque el metano procede de muchas fuentes, algunas de las cuales son antropogénicas (como por ejemplo la explotación de yacimientos de petróleo y gas), aunque también las hay naturales o seminaturales (como los humedales).

Mauro Facchini, responsable de Observación de la Tierra en la Dirección General de Industria de Defensa y Espacio de la Comisión Europea, comentó: «El compromiso de Europa para responder al acuerdo de París sólo podrá cumplirse a través del análisis eficaz de la información sobre el clima. El Servicio de Cambio Climático de Copernicus brinda un recurso mundial esencial gracias a la información operativa de gran calidad sobre el estado de nuestro clima, lo cual es fundamental tanto para la mitigación del impacto climático como para las políticas de adaptación. El análisis de 2021, que muestra que en todo el mundo los años más cálidos, con diferencia, se registraron en los últimos siete años, sirve de recordatorio del persistente aumento de las temperaturas mundiales y la necesidad urgente de actuar».

Carlo Buontempo, director del Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S), comentó: «2021 fue, una vez más, un año de extremos, con el verano más cálido en Europa y olas de calor en el Mediterráneo, por no mencionar los niveles sin precedentes de altas temperaturas en Norteamérica. Los últimos siete años han sido los siete más cálidos desde que hay registros. Estos eventos son un crudo recordatorio de la necesidad de que cambiemos nuestros hábitos, demos pasos decisivos y eficaces hacia una sociedad sostenible y trabajemos para reducir las emisiones netas de carbono».

Vincent-Henri Peuch, director del Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus, señaló: «Las concentraciones de dióxido de carbono y metano continúan aumentando cada año y no dan señales de ralentización. Estos gases de efecto invernadero son los principales responsables del cambio climático. Por este motivo, la introducción del nuevo servicio de emisiones basadas en la observación liderado por el CAMS para apoyar la vigilancia y verificación de las estimaciones de emisiones antropogénicas de CO2 y CH4 será una herramienta crucial para valorar la eficacia de las medidas de mitigación de las emisiones. Solo podremos marcar realmente la diferencia en nuestra lucha contra la catástrofe climática con esfuerzos firmes respaldados por evidencias derivadas de la observación».

El C3S revisará exhaustivamente distintos eventos climáticos en Europa en su informe anual Estado del Clima Europeo 2021, que se publicará en abril de 2022.

Para 2021, el C3S sigue la recomendación de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) de utilizar el periodo de 30 años más reciente, de 1991 a 2020, para calcular las medias climatológicas. Se incluyen datos y gráficos tanto para el nuevo periodo como para el antiguo (1981-2010) en pro de la transparencia.

Vía: https://www.tiempo.com/r

Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Vinagre, en la huerta y el jardín

Ya sabemos que es un herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos del vinagre para tu huerta y jardín. El nombre vinagre...