Clima Incendios Inundaciones

Incendios e inundaciones impactan en el país: ¿Cómo seguirá el tiempo?

El agua y el fuego, son las dos caras críticas de la Argentina en los últimos meses: incendios forestales en La Pampa, Neuquén, Río Negro, Mendoza, Buenos Aires a causa de la sequía en la zona núcleo, e inundaciones por excesivas lluvias en el norte argentino. Estos fenómenos se hacen sentir en el sector agropecuario, generando preocupación.

Por un lado, los incendios forestales no dan tregua. La falta de lluvias, las altas temperaturas y ráfagas de viento superiores a los 50 kilómetros por hora reavivaron el fuego y empeoraron la situación en la última semana. Ya son más de 600 mil hectáreas quemadas en La Pampa y 4 mil de la localidad bonaerense de Sierra de la Ventana.

El INTA advierte que  hay hasta dos millones de hectáreas en riesgo, en su mayoría de pastizales naturales. “La existencia de un proceso de arbustización generalizado, condiciones de baja carga animal, producto de la severa sequía ocurrida entre los años 2008 a 2010 y una serie de años extraordinariamente húmedos, son las condiciones ideales para la acumulación de grandes volúmenes de materia seca fina requerida para el comienzo de fuegos”, señala el informe del organismo dependiente del Ministerio de Agroindustria.

El otro extremo climático de nuestro país, es la gran cantidad de lluvia caída en el norte que están generando graves complicaciones en los últimos días.

En Salta, se dispuso la evacuación de 10.000 personas ante la posible crecida del Pilcomayo y un agravamiento de las condiciones meteorológicas, según informaron los medios provinciales.

Un temporal de lluvia y granizo en el norte del país hizo desbordar arroyos en Salta, pero también en La Rioja y Tucumán. Quedaron caminos anegados y un alud cortó varios tramos de la ruta nacional 68 en Cafayate. En La Rioja hubo que rescatar vehículos de los arroyos; mientras que en Tucumán, la crecida del río Colorado, al norte de Famaillá, obligó a bomberos y policías a rescatar a un grupo de personas de la correntada. También están afectadas las rutas a Tafí Viejo, El Cadillán, Ranchillos, cerca del río Duraznillo y en Zárate-Las Arcas.

Recordemos también que una semana atrás, la provincia de Chaco fue azotada por un violento temporal que la dejó prácticamente bajo el agua y fueron afectados más de 50 mil vecinos por las crecidas de los ríos Paraná y Paraguay.

¿Cómo seguirán la condiciones del tiempo?

Esta es la pregunta clave para saber si se recibirá ayuda por parte de la meteorología.

La perspectiva para el desarrollo de estas primeras semanas de febrero, no es de lo más alentadora para la región pampeana y área central del país, ya que no se perfilan perturbaciones capaces de modificar el escenario pluvial deficitario que se ha instalado. Este escenario encuentra excepciones de menor escala, pero claramente prevalecen las zonas donde las lluvias no vienen logrando los valores normales de la época.

Si bien en el sur de Cuyo y sur pampeano, se presentaría tiempo algo inestable con algunas lluvias y tormentas aisladas hacia mediados de la próxima semana, no serán acumulados de precipitaciones significativos como para aliviar el déficit hídrico. El viento por su parte seguirá soplando moderado del sector norte, rotando eventualmente al sur, acompañado de algunas ráfagas, situación que podría mantener un alto riesgo de incendios y complicar aún más las zonas afectadas.

La temperatura también será poco favorable ya que se esperan jornadas cálidas, con guarismos de máxima que superan los valores normales. Esta situación no es ajena a la época, pero sí puede considerarse inoportuna debido a la fuerte restricción que presentan las reservas de humedad.

Mejores son las noticias para el norte del país. Si bien allí también las temperaturas van a ser elevadas, se observa una disminución de la actividad pluvial, con una dispersión de la nubosidad que no alcanza desarrollo al ser afectada por una zona de alta presión. A raíz de dicho sistema, la región del Litoral se mantendrá al margen de las precipitaciones, con escasa nubosidad por lo menos dentro de los próximos 5 días.

Algunas lluvias y tormentas se presentarán de forma aislada y sectorizada en el oeste de Salta y Jujuy, en áreas reducidas, pero ya sin responder a la gran inestabilidad que se planteaba en las jornadas anteriores en todo el norte argentino.

Acumulado de precipitación del sábado 3 al miércoles 7 de febrero 2018

Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *