Plagas

Ingreso de una manga de langostas desde Paraguay

En Formosa, el Senasa detectó ejemplares de langostas que se habrían desprendido de la manga proveniente de Paraguay.

“Fue clave la denuncia de un productor que nos alertó”, destacó el Senasa luego de realizar un operativo en Formosa frente al ingreso de una manga de langostas desde Paraguay.

Según explicaron, se detectaron ejemplares de langostas que se habrían desprendido de la manga proveniente de Paraguay, que avanza hacia Bazán y El Mortero.

“Durante la recorrida solicitamos a los productores del oeste formoseño el monitoreo contínuo de sus predios y en caso de detectar la presencia de langostas dar aviso inmediato al Senasa, Ministerio de la Producción de Formosa e INTA”, agregaron. 

La langosta es una plaga voraz que amenaza a los cultivos, campos de pastoreo y montes naturales de distintos sectores productivos. Sus agrupamientos, llamados mangas, son capaces de consumir una cantidad de cultivos equivalentes al alimento que necesitan 2.500 personas en un día.

“Tenemos novedades de que puede haber un ingreso de una manga de langostas en dirección hacia la localidad de Laguna Yema, en Formosa”, había adelantado Andrea Rodríguez. Desde el organismo siguen las condiciones climáticas, como el viento, que puede orientar la dirección de las mangas.

En Paraguay se declaró la emergencia de fitosanitaria ante la presencia de la langosta sudamericana y aprueba el plan de contención. “Desde Senasa recordamos la importancia de comunicarnos la presencia de la plaga en caso de avistar su presencia en Argentina”.

LANGOSTA EN ARGENTINA

La especie de langosta presente en nuestro país se denomina Schistocerca cancellata. Sus ejemplares adultos tienen entre 5,5 y 6,5 cm de longitud, aunque los machos pueden ser ligeramente más pequeños. Poseen cabeza, patas y abdomen castaños, y en sus alas manchas oscuras. Su modo de vida se divide en dos fases: una solitaria, donde se desplazan individualmente, y una gregaria, en la que forman agrupamientos numerosos. Los de ninfas se llaman bandos y los de adultos son las conocidas mangas.

El ciclo reproductivo del insecto consta usualmente de dos generaciones anuales con mayor actividad durante los meses cálidos. Tras el apareamiento, las hembras perforan la tierra y entierran a varios centímetros de profundidad una espiga u ooteca que aloja los huevos. En épocas de oviposición, un solo individuo puede depositar ootecas de hasta 180 huevos cada diez días. Los ejemplares jóvenes son llamados ninfas y atraviesan cinco o seis etapas antes de llegar a la adultez. Las ninfas también son conocidas como “saltonas”, ya que todavía no tienen desarrolladas sus alas y se desplazan dando brincos gracias a la fuerte musculatura de sus patas traseras. En este estadio, su color varía de acuerdo con el comportamiento solitario (verde) o gregario (marrón).

Es muy probable que el relato bíblico que hace referencia a una “gran nube de seres vivientes que devoran todo a su paso” haga alusión a esta plaga, que se reproduce a gran velocidad, puede movilizarse de a decenas de millones de individuos, formando mangas que oscurecen el cielo y pueden arrasar cultivos de cereales, oleaginosas, frutales, hortícolas, pasturas y montes naturales, además de dañar la flora nativa.

Vía: news.agrofy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *