Principal Alimentos INTA apuesta a la producción de carne a pasto. ¿Esto qué significa?

INTA apuesta a la producción de carne a pasto. ¿Esto qué significa?

por Ramón Canto

La carne a pasto se caracteriza por “presentar en algunos casos un color más oscuro y grasa de tonalidad más amarilla que la carne de feedlots”

 No hace falta darle muchas vueltas a la cabeza para sospechar que una vaca está mejor pastando que dentro de un establo. Que es preferible que coma hierba a que coma pienso, que esté al aire libre a que esté siempre con luz artificial. La pregunta que nos podemos hacer a continuación es la de si esas distintas condiciones de vida y esa diferencia en su alimentación repercuten no solo en su salud, sino también en la nuestra. Es decir, si hay o no ventajas nutricionales en comer carne de pasto frente a consumir carne convencional.

Los estudios así lo sugieren. Al parecer, la carne de alimentos que se han alimentado a base de hierba es más rica en determinados ácidos grasos omega 3 y en otros nutrientes igualmente saludables.

En el mundo se han llevado a cabo distintos estudios comparando tres tipos de carne: ternera convencional, ternera ecológica -alimentada con un 60% de pasto y un 40% de grano- y ternera alimentada exclusivamente con pasto y forraje.

Clima, alimentación y las vacas

Diferentes organizaciones a nivel mundial advierten que es necesario y urgente cambiar la forma en la que se producen los alimentos para salvar al planeta de una catástrofe climática. En virtud de las alarmas que surgen respecto al calentamiento global, los consumidores comienzan a cambiar hábitos para disminuir el impacto de la huella ecológica.

La producción y consumo de carne y otros derivados animales se encuentran fuertemente cuestionados y son medidos por estándares cada vez más exigentes, por lo que el desafío del sector ganadero es poder continuar con la actividad de manera sostenible en el tiempo. Para alcanzar estos objetivos la ganadería extensiva o silvopastoril se posiciona según informa el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) como una “alternativa sustentable, saludable para los consumidores y rentable para los productores”.

Para Sebastián Lagrange -especialista en producción animal del Inta Bordenave, Buenos Aires–, la obtención de “carne a pasto” es una alternativa “con gran potencial para aumentar el secuestro de carbono orgánico en el suelo cuando este sistema es manejado con técnicas de pastoreo regenerativo”. El buen manejo del rodeo permite que, a través del “pisoteo del animal” la bosta y otros residuos orgánicos se transformen en humus, promoviendo “el crecimiento de las raíces de las plantas, la retención de agua y el desarrollo de microorganismos, al tiempo que contribuye a reducir los niveles de dióxido de carbono atmosférico y compensa los gases emitidos por los animales”, explicó el profesional.

“La realidad del mercado nacional y regional muestra una clara tendencia a estimular la producción y consumo de carnes producidas con altos niveles de suplementación energética en las etapas de terminación”, comentó Lagrange. Esta afirmación explica a su vez por qué solo entre el 10 y 15% de la carne que consumimos en el país proviene de animales terminados exclusivamente a pasto.

El investigador destacó que es posible terminar el ciclo de los rumiantes, como vacas y ovejas, fuera de los corrales y sin la necesidad de consumir granos. “El uso de leguminosas forrajeras en los sistemas de engorde pastoril incrementa el consumo y las ganancias de peso en los animales comparado con el pastoreo de gramíneas”, aclaró.

Este tipo de dietas también “mejora el rendimiento en res y el marmóreo de la carne, a niveles comparables a los obtenidos en los programas de engorde a corral”. Además, como ventaja adicional, “las leguminosas tienen la capacidad de fijar el nitrógeno atmosférico al suelo, lo que lleva a un menor uso de fertilizantes nitrogenados y un ahorro para el productor”, informaron desde el Inta.

La carne a pasto se caracteriza por “presentar en algunos casos un color más oscuro y grasa de tonalidad más amarilla que la carne de feedlots”, lo que refleja que la misma posee “mayor contenido de vitaminas antioxidantes como la vitamina E y b-carotenos”. Tal como detalló Lagrange, la carne obtenida a través del modelo extensivo se diferencia de la de feedlot por “tener niveles de ácidos grasos omega 3 entre dos y seis veces más altos, y alto contenido de ácido linoleico conjugado (CLA), con amplios beneficios en la prevención y el tratamiento de enfermedades cardiovasculares”.

Relacionado

9 comentario

Gabriek 03/11/2021 - 7:39 am

La demanda es tan grande, que se hace prácticamente imposible criar bovinos sin el sistema feedlot.

Responder
Eduardo Calistro 03/11/2021 - 7:42 am

Me parece muy buena iniciativa y si es con mezclas de pasturas gramíneas y leguminosas aun mejor.

Responder
Osvaldo 03/11/2021 - 12:04 pm

Algunas carnes de feedlot tienen un gusto espantoso y si sobra algo para más tarde recalentado es peor aún, deberían terminar a pasto sin duda.

Responder
Gandalf Grey 03/11/2021 - 12:47 pm

La carne a pasto es más ecológica y amigable para el animal.
La rotación de praderas con agricultura es muy beneficiosa para el suelo y el medio ambiente.
Además de ser más saludable que la de animales en confinamiento, que nunca sabemos que comen.

Responder
Elda 03/11/2021 - 5:41 pm

Que suerte que el INTA se dió cuenta que es mucho más sano y amigable con el planeta los animales de pastura y de mejor sabor su carne. Antes, era la única forma en que consumíamos la carne de vaca en Argentina y no nos teníamos que molestar, como ahora, en recorrer carnicerías en su búsqueda ( tengo 61) El feedlot es incomible. Un asco

Responder
Pablo Arnoldo Pucheta 03/11/2021 - 8:43 pm

No se descubrio la pólvora. Historicamente, el ganado pasto campo adentro, ahun sin alambrados. Y, los ingleses se llevaban la mejor carne. El devenir de los siglos, crea el nacimiento de un sistema comercial para el engorde del animal, lo que no quiere decir, que sea bueno. Si, no confundir gordura con inchazón, valiera para aqui ocuparse, sea bienvenida la grasa de pecho de un novillo criado en la isla, antes que la blancura cebacea de un corte de FEDDLOT

Responder
Hugo villalba 04/11/2021 - 6:00 am

Lastimosamente en nuestro país donde la mayor parte del ganado se termina a pasto, no tiene un precio diferenciado, ningún valor agregado por ser ecológico

Responder
Jose 05/11/2021 - 8:34 am

La idea es muy buena, el tema es para que los números cierren debería tener un precio diferencial y eso no sucede.
El otro tema es que el consumidor se acostumbro a un lujo asíatico,consumir un animal de 280_300 de grasa blanca.Eso va a costar revertirlo

Responder
Eduardo Chervo 06/11/2021 - 1:35 pm

Tengo un balanceado ecológico natural a base de pastos único en el mundo, me gustaría hablar con alguien que le interese el tema .

Responder

Dejar un comentario