Anuncio
miércoles, abril 21, 2021
InicioEconomíaInundaciones: el 0,7% del PBI al año es afectado

Inundaciones: el 0,7% del PBI al año es afectado

Anuncio
La falta de inversión, lluvias extremas, desborde de ríos y lagunas, afectan a gran parte del territorio argentino.

Pérdidas millonarias, campos anegados, mortandad de los animales y una cadena de problemas generan las inundaciones que, en épocas invernales, ceden un poco, pero la preocupación y la angustia de perder todo, o casi todo, y empezar desde cero, continúa en los pensamientos de los más afectados.

“Las peores inundaciones de la historia” según los productores locales han sido en la región pampeana del sur de Córdoba y de Santa Fe, el noroeste de Buenos Aires y el norte de La Pampa, el corazón agropecuario del país.

Imágenes áereas registradas en La Pampa

2,5 millones de hectáreas puramente agrícolas afectadas  de forma grave e inutilizables por excesos hídricos según Confederaciones Rurales Argentina (CRA). Las pérdidas económicas se estiman, al menos, en U$S 230 millones.

Los datos arrojados por la CRA, teniendo en cuenta sólo las imágenes vía satelital, dicen que más de 1,3 millón de hectáreas con agua en superficie corresponden a Buenos Aires, 231.626 a Córdoba, 105.354 a Santa Fe y 758.032 a La Pampa.  “La afectación indirecta se queda corta. A veces, 30 por ciento de agua en superficie significa 80 por ciento de afectación. Al tener problemas de suelo, napas altas y no tener caminos no se puede trabajar en tiempo y forma”, explicó Pablo Ginestet, productor y delegado de CRA en la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios.

Estas inundaciones afecta directamente al productor lechero con cientos de tambos cerrados y una alta mortandad de animales, ni contar la destrucción de los vehículos y máquinas de todo tipo que quedan averiadas, empantanadas o simplemente bajo agua.

Según especialistas, la problemática tiene un núcleo central: “la ausencia de obras de infraestructura” afectando a pequeños y medianos productores no pudiendo ingresar a los campos para retirar la producción. En varias ocasiones se dio la noticia en donde se los ve obligados a derramar miles de litros de leche debido a que, por el mal estado de las rutas, el acoplado tanque, a veces tirado por un tractor quedan estancado en los caminos que están, no sólo saturados y muy dañados, si no que las napas muy altas hacen que queden prácticamente intransitables, por dar sólo un ejemplo.

Ver http://infoagro.com.ar/volvieron-a-tirar-leche-en-rivadavia/

 “El nivel de precipitaciones estuvo muy encima de lo normal, pero la falta de obras de infraestructura es nula en los últimos 15 años. La combinación es explosiva. No hay inversión en infraestructura nueva y tampoco mantenimiento de la vieja”, sostiene Ginestet, donde añade que “con el cambio de autoridades, muchos nuevos funcionarios no entendieron la situación y se demoró hasta colapsar para programar las obras necesarias”.

Por citar un ejemplo, podemos hablar de la ineficacia de la laguna La Picasa y sus cuencas, al sur de Santa Fe. Su desborde imparable afecta a buena parte de esa región, amenaza cascos urbanos y ya sumergió en más de un metro a la Ruta Nacional 7.

Pero si hablamos de áreas afectadas, no podemos referirnos sólo a la zona productiva núcleo.

En el NEA, miles de productores de Corrientes, Chaco y Formosa se encuentran en situación crítica.

José Arbelaiz: Fundación Correntina de Sanidad Animal.

Más de 5000 pequeños productores afectados en el norte correntino, la muerte  de animales pequeños (terneros y novillitos) supera los 60.000, mientras que en la categoría mayores (vacas, novillos y toros) la cifra sería similar. “Hay más de 100.000 animales muertos afectados directamente por las inundaciones. Y el número crecerá por cuestiones indirectas, como abortos y la falta de pasturas. Los principales perjudicados son los pequeños productores, de menos de 300 cabezas, que se quedan afuera en lo productivo y en lo social”, lamenta José Arbelaiz, de la Fundación Correntina de Sanidad Animal.

En la región llovieron 800 milímetros de más, llegando a la marca de 2600 milímetros en total en estos siete meses. Y, solo en ganadería, el costo económico rondaría los $1000 millones. “La lluvia sobrepasó cualquier estimación y no tuvimos capacidad de reacción, pero también quedó en evidencia la carencia de infraestructura. Necesitamos obras ambiciosas para alivianar el impacto de estas catástrofes”, agrega el productor.

Los números son alarmantes. En Chaco llovieron 1400 mm superando la cifra media anual de todo un año. El 60 por ciento de un rodeo total de 2,6 millones de cabezas se encuentra en las zonas más inundadas. En el caso de Formosa, hay 5 millones de hectáreas ganaderas afectadas, donde hay 1,5 millón de cabezas y más de 5000 productores. La media anual de precipitaciones se superó por 500 mm obteniendo un total de 1500 mm en los primeros meses del año. En lo agrario, 30.000 hectáreas sembradas de algodón, maíz, mandioca, batata y arroz reportaron graves daños. Alrededor del 80 por ciento de esa superficie fue cosechada con dificultades y con pérdidas de rindes. Se estima que el costo económico no será inferior a los $800 millones. Media provincia está en emergencia agropecuaria y también está comprometido el rubro forestal. 

 

 

Fuente Apertura.com

 

- Advertisement -spot_img
Anuncio

Para leer

Anuncio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Relacionados

- Advertisement -