sábado, diciembre 4, 2021

La bajante del Paraná y la sequía, un fenómeno dentro de la historia Argentina

En 2021, el río Paraná marcó, en el Puerto de Santa Fe, su índice más bajo desde 1969. La situación de la emblemática Laguna Setúbal, el desmonte aguas arriba, la crisis climática y los efectos extremos que se reiteran en la historia.

No es novedoso que las sequías han sido uno de los grandes problemas de la humanidad. Responsables de una gran cantidad de muertes a lo largo de la historia, ese fenómeno natural se vuelve cada vez más complejo a medida que la población aumenta y, con ello, la demanda de agua. 

Además de usarse para consumo, el agua se utiliza en diferentes actividades que facilitan el día a día de las personas, como la generación de energía, el transporte fluvial, la ganadería y la agricultura, entre otras.

A los que nos gusta la historia, disfrutamos del placer de leer e ir hilando historias y personajes. Este gusto por la lectura se la debo al Tío Gregorio, que vivió hasta casi los 100 años, gracias al placer de dedicarle unas 16 horas diarias a su Museo Biblioteca,  y el que suscribe, siempre agradeció que parte de su tiempo lo dedicó a enseñarme a abrir los ojos y entender que la utopía del futuro de Argentina está casi siempre en el pasado.

Esa rica historia Argentina relata que en Abril de 1831 Juan Manuel de Rosas le escribió a su Ministro de Gobierno: “Desde Morón hasta este punto no hay más que tierras, ganados vacunos y caballos muertos y por morir. Los ganados que no han podido, por sus dueños ser sacados para los campos en la nueva frontera, los unos han perecido y los otros están por morir. Tales son los efectos de la seca extraordinaria que padece la provincia.”

Esta historia la cuento pues hoy estamos ante una cruel bajante del Río Paraná que nos complica de múltiples maneras. Pero esto no es nuevo para esta tierra de esfuerzo y trabajo, que evidentemente nació con la característica de que todo nos cueste un poco más que los demás. Como dice Bergoglio, desde esta Tierra del Fin del Mundo todo se ve diferente.


El eterno Río Paraná, nos tiene acostumbrados a un caudal de unos 17.000 metros cúbicos por segundo, este año solamente llega a los 7.000 metros cúbicos por segundo. Foto: Unsam

El eterno Río Paraná, nos tiene acostumbrados a un caudal de unos 17.000 metros cúbicos por segundo pero este año solamente llega a los 7.000 metros cúbicos por segundo, un poco superior a otra marca del año 1.944 en el que se registró el récord histórico mínimo con 5.800 metros cúbicos por segundo.

Los expertos actuales dicen que esto se debe a un cúmulo de factores, en principio a la alteración del régimen de lluvias de la región, por los factores climáticos y la desforestación del Amazonas. Cabe destacar que son los árboles de la selva amazónica los que liberan el vapor de agua que eventualmente cae en forma de lluvia sobre la cuenca del río Paraná, abasteciéndolo de agua y su deforestación genera un efecto en cadena que afecta a la pesca y al resto del ecosistema.

La fuerte caída en el caudal de la que es una de las principales autopistas fluviales de Sudamérica está teniendo impactos que van mucho más allá de sus riberas. Un tema que pocos han analizado es que las centrales térmicas, al igual que las nucleares, usan el agua del río para la refrigeración, por lo que se ha tenido que adecuar las tomas de agua y eso suma otro costo operativo incalculable.

El Río Paraná alberga a decenas de represas, entre ellas a Itaipú (Brasil y Paraguay) y Yacyretá (Argentina y Paraguay).

En el caso de Itaipú, de 20 turbinas, hoy debido a esta crisis hidrológica, funcionan entre 10 y 14, lo que significa un 15 % menos de producción eléctrica que en el 2020 y un 35 % menos de la producción alcanzada en el 2016, año que fue récord de generación eléctrica.

En el caso de Yacyretá, funcionan 15 de sus 20 turbinas, lo cual indica que está produciendo solo un 40 % de su capacidad instalada. Si comparamos con el año 2019, la caída de generación de energía es del 28 %. Argentina, para suplir, debe importar combustibles fósiles, lo cual implica un incremento de costos para el país.

No se trata de algo que se superará rápidamente, demorará seguramente unos 17 meses más, según algunos especialistas. Por lo cual debemos valorar este tiempo de prueba y mirar al futuro con fortaleza y determinación de superar este nuevo obstáculo. En nuestra zona, tenemos el gran problema de sacar por esta marrón alfombra, la riqueza de los granos Argentinos, pero será análisis en otro artículo.

Vía: https://www.elagrario.com/

Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Vinagre, en la huerta y el jardín

Ya sabemos que es un herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos del vinagre para tu huerta y jardín. El nombre vinagre...