Por ahora, así termina el relato sobre la batalla para salvar a las bananas. Esperemos que la enfermedad de Panamá no se extienda más allá de Asia hasta que la ciencia haya descubierto una forma para salvar a una de nuestras frutas favoritas.

[BBC]