Anuncio
lunes, mayo 17, 2021
InicioAmbienteLa contaminación del aire se fortalece en los meses más fríos

La contaminación del aire se fortalece en los meses más fríos

Anuncio

Al fenómeno se lo conoce como inversión térmica. Este fenómeno se produce con más frecuencia en las noches despejadas de invierno, cuando el suelo ha perdido calor por radiación y las capas de aire cercanas a él se enfrían más rápido que las capas superiores.

Se da con más frecuencia y duración durante el invierno porque hay menos horas de Sol y esto evita que el calentamiento de la base de la inversión sea más rápido y efectivo.

Ese estancamiento de aire provoca que se acumulen los contaminantes; es decir, todas las emisiones de contaminantes que ocurran dentro de esa capa de la atmósfera con un perfil de inversión, se acumularán sin oportunidad de dispersión debido a que el perfil es muy estable y no permite que se diluya. Por todo esto, es que a este fenómeno se le llama inversión térmica.

Cambios de temperatura

Se estima que dentro de la capa de la Tierra denominada tropósfera, por cada diez grados que se asciende en altitud, la temperatura baja un grado centígrado, es por ello que cuando subimos cerros o montañas la temperatura es más fría, lo que es atmosféricamente normal.

En contraparte, hay ocasiones en que entre más alto estamos, más alta es la temperatura, lo que significa que se está invirtiendo el perfil de una atmósfera típica que afortunadamente no es constante, ya que eventualmente vuelve tomar el comportamiento esperado.

Lo anterior se explica porque existen situaciones orográficas o climáticas que ocasionan que suceda el perfil de la temperatura invertida. En las ciudades, por ejemplo, el pavimento o las construcciones hechas con cemento absorben mucho calor, provocando que por las noches el aire caliente cercano a la superficie, se eleve hasta cierta altura causando la inversión de temperatura”.

Dispersión de contaminantes

Dicho de otra manera, el Sol sobre el concreto y el asfalto genera corrientes ascendentes de aire que se llevan los contaminantes hacia arriba, donde posteriormente se dispersarán gracias a la circulación general de la atmósfera.

En cambio, en las noches en las que la temperatura es baja la situación se invierte, ya que la Tierra no recibe radiación solar, pero permite el paso de calor del pavimento y concreto hacia las capas superiores de la atmósfera. En consecuencia, el suelo se enfría y se enfrían también las capas más cercanas de la Tierra.

Las consecuencias sobre la salud humana de este fenómeno se traducen en un incremento de las consultas médicas motivadas por problemas respiratorios y cardiovasculares, especialmente entre los grupos de riesgo (niños, personas mayores y enfermos).

Con información de: http://ciencia.unam.mx/

- Advertisement -spot_img
Anuncio

Para leer

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Relacionados

- Advertisement -