Avicultura

La cruel matanza de pollitos macho ¿es evitable?

La ciencia avanza y con ella se resuelven algunas crueldades de la industria alimenticia. Actualmente ya es posible saber el sexo de un embrión de pollo antes de nacer. De esta manera se evitaría el sacrificio de miles de millones de pollos machos que para el mercado no resultan rentables porque no ponen huevos.

Un grupo de científicos alemanes encontraron cómo determinar el sexo de los pollos antes de eclosionar de manera muy sencilla.

Lamentablemente para la industria alimenticia los pollos machos no son rentables no sólo porque no ponen huevos, sino porque también crecen más despacio y es alto el costo de criarlos para vender su carne.

Millones de pollitos machos son sacrificados cada año

Gracias a este nuevo método, después de nueve días de fertilizar el huevo se puede determinar el sexo del mismo. Así se evitaría la matanza de más de 45 millones de pollos machos sólo en Alemania.

En el resto del mundo se llegan a sacrificar hasta 6000 millones de polluelos por no ser rentables económicamente.

Qué se hace con los “huevos macho” entonces?

Los huevos machos con este método se procesan para alimento de otros animales, mientras que los hembra, continúan el proceso de incubación.

Los huevos a la venta están patentados por “Seleggt”, en los supermercados de la cadena Rewe Group se comercializan bajo la etiqueta Respeggt. Este nombre ha sido escogido como una combinación de las palabras respeto y huevo.

El precio de estos huevos es más elevado por el trabajo de selección.

Si tienes coraje, puedes ver el siguiente video del proceso de matanza de los pollitos macho recién nacidos:

Procedimiento para reconocer el sexo del huevo

Es un procedimiento sencillo y rápido. Con un láser se agujerea parte del huevo para extraer una porción del líquido y poder analizar las hormonas sexuales. Los huevos no pueden permanecer más de dos horas fuera de la incubadora. No es invasivo y al ser realizado con láser, resulta muy higiénico.

Se utiliza un indicador químico que permite detectar si existe mayor cantidad de hormonas femeninas o masculinas. Si el huevo resulta ser macho deja de ser incubado y pasa a ser procesado.

Si resulta ser hembra regresa a la incubadora para dar pie al nacimiento de más gallinas ponedoras de huevos que luego irán a la venta.

La intención de la empresa Rewe Group es que una vez implementado y probado en Alemania, este método se exporte a toda Europa. De esta manera, se puede evitar la matanza indiscriminada de los pollos machos.

Ecoportal.net


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *