Anuncio
domingo, abril 18, 2021
InicioGanaderíaLa historia de la vaquillona que terminó de la peor manera

La historia de la vaquillona que terminó de la peor manera

Anuncio

Juan De Pian, un ganadero de Tandil, en la provincia de Buenos Aires, describió el impacto de la inseguridad que afecta las zonas rurales de todo el país.

En su cuenta de Twitter describió todo el trabajo detrás de cada animal, en este caso (novilla) el peor final: el abigeato.

Inseguridad rural en la lechería Tandil

De Pian de Tambo La Cachila cuenta la historia de la madre del animal que fue sacrificada por primera vez en un comportamiento inseguro: “La primera cría La vaca (su número 1196) nació en agosto de 2018 y fue criada por Nilda Márquez.

Una novilla nacida en agosto de 2018 pesó 30 kg el 25 de agosto del año pasado: «El contenido de calostro en la sangre (esencial para el cuidado inicial) es de nivel 9 (nivel normal), y también se desprendió unos días después. El ángulo fue escrito de Nilda Márquez.

Este animal (número 1830), al terminar su ciclo de crianza en la guachera pesó 77 kilogramos y, para acompañar su crecimiento en las siguientes etapas de la recria, recibió las vacuna contra las enfermedades respiratorias y sanguineas. Estó último fue en febrero de 2021, cuando también recibió un tratamiento con antibiotico combinado con des inflamatorio, para corregir una nube en el ojo producto de la queratoconjuntivitis.

De Pian cuenta que fuera de la órbita de la crianza y ya con mas de 7 meses de vida, los animales por lo general se van a un potrero a continuar su recría, «con una hermosa pastura nueva, alli se las recorren dia por medio y cambiamos su parcela cada 3 dias«, cuenta.

Ya con unos 13-14 meses de edad se moverá a un establecimiento para darle servicio, asi en un período de 22/24 meses estará nuevamente en el tambo con una nueva cría en la guachera.

Pero todo el proceso se interrumpió por un hecho de inseguridad: «Que todo este trabajo realizado, que todo el proyecto hacia adelante sea intervenido y de la peor manera posible, no por una muerte, si no por el sentimiento de arrebato, sentimiento donde el trabajo pierde sentido. Porque el valor no solo tiene que ser reconocido por el trabajo en equipo, no logramos agregar valor solamente producto de lo exitosos que podamos ser como tamberos. Realmente lograremos agregar valor cuando seamos reconocidos por nuestra sociedad, por nuestra política, solo así pasaremos a estar protegidos por nuestras fuerzas de seguridad, es estos casos por nuestras Patrullas Rurales. Porque alguien mas que nosotros entendió que la seguridad no solo es por cumplimiento de leyes, es también para no apagar el ímpetu de quien ama lo que hace cuando ya ve que no tiene sentido», describió, graficando su impotencia.

Víahttps://news.agrofy.com.ar/:

- Advertisement -spot_img
Anuncio

Para leer

Anuncio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Relacionados

- Advertisement -