Anuncio
jueves, abril 22, 2021
InicioAgriculturaLa "Niña": analizando al fenómeno y su impacto en el agro

La «Niña»: analizando al fenómeno y su impacto en el agro

Anuncio

La mayor parte de la (campaña) gruesa argentina” transitará “un escenario La Niña, cuyo impacto potencial debe analizarse regionalmente.

Estamos en una Niña débil a moderada. Más del 80% de las probabilidades indican que continuará hasta principios del Otoño. Por consiguiente.

Esta es la parte medular de un breve capítulo titulado “Impacto de La Niña”, del reporte semanal de la Oficina de Riesgo Agropecuario (ORA) del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación que, cabe subrayarlo, no contiene mayormente referencias a la zona central del país, en que se encuentra Córdoba. Menciones a las lluvias de la última semana son muy limitadas. El informe, en suma, es muy escueto.

A principios octubre, el Servicio Meteorológico Nacional, en un análisis actual de La Niña, había señalado que “en promedio, en el trimestre octubre-noviembre-diciembre 2020 hay 79% de probabilidad de que se mantenga la fase Niña”, o sea, con un rango “alto” para toda la primavera.

Informe de la ORA


Ahora, la Oficina de Riesgo Agropecuario refuerza ese pronóstico y lo extiende hasta entrar en el Otoño. (Nota del Editor: reproducimos el informe de la fuente, por su condición de organismo oficial, responsabilidad y respaldo científico).

Remitiéndonos entonces, exclusivamente al contenido del informe de la ORA, dice:

“Ya se ha instalado un evento La Niña, que al momento se clasifica como débil a moderado, ya que el enfriamiento se acerca a 1°C. El más reciente pronóstico del IRI/CPC indica que la probabilidad de continuar en esta fase supera el 80% hasta al menos el principio del otoño. Esto deja la mayor parte de la gruesa argentina en un escenario La Niña, cuyo impacto potencial debe analizarse regionalmente”.

Impacto por regiones


A modo de ejemplo –agrega-, se muestran a continuación cuatro marchas de promedios mensuales de precipitación en campañas La Niña (enfriamiento-color celeste), Neutrales (color gris) y El Niño (calentamiento-color naranja).

Se ve que no en todos los casos el impacto de La Niña en la disminución de las precipitaciones es el mismo.

En Resistencia, por ejemplo, El Niño parece tener un impacto importante hacia lluvias superiores, pero La Niña no aportaría gran diferencia con respecto a años neutros. En Rosario y Junín, La Niña se asociaría con una marcada disminución de las lluvias de octubre a diciembre. Más al sur, en Coronel Suárez, la caída en los valores con La Niña también se aprecia, pero es menos marcada.

- Advertisement -spot_img
Anuncio

Para leer

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Relacionados

- Advertisement -