Alimentos Ganadería

La producción de carne vacuna podría brillar rumbo al 2030

Desde la industria frigorífica estimaron que la producción de carne vacuna podría crecer para 2030, apoyándose en un creciente consumo interno por una simple cuestión de incremento poblacional y en las exportaciones.

La producción de carne vacuna en Argentina creció en 30 años solo un 4,23%. Esto quiere decir que en 1990 se produjeron 3.007.000 toneladas res con hueso (tn r/c/h), mientras que en 2019 ese valor ascendió a 3.134.000 tn r/c/h.

A pesar del estancamiento productivo, que de todas maneras tuvo sus vaivenes en el tiempo –con mínimos que no alcanzaron las 2,5 millones de toneladas–, desde la industria frigorífica estimaron que dicha producción podría crecer en un millón de toneladas para 2030, apoyándose en un creciente consumo interno por una simple cuestión de incremento poblacional y en las exportaciones.

Así lo afirmó el socio gerente del frigorífico Cofrigo, Germán Manzano, durante su disertación en un seminario internacional organizado de manera virtual por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), donde consideró que en un contexto de post pandemia Argentina podría llevar su producción de carne a 4 millones de toneladas y aumentar sus exportaciones en 800.000 toneladas.

“La Argentina pasaría de los 45 millones de habitantes actuales a unos 49 millones para 2030, lo que tendrá impacto en el consumo interno; eso agregaría unas 200.000 toneladas al nivel de consumo per cápita actual, y al momento de proyectar los destinos posibles de nuestras carnes y la participación de cada especie en nuestra dieta será parte de la cuenta. De tal modo que proyectar para la década un aumento paulatino de un millón de toneladas de carne con hueso, agregados a la faena histórica promedio de 3 millones de toneladas, es una estimación razonablemente sustentable, de igual modo que la faena de novillitos y vaquillonas más pesados permitirá integrar consumo exportación atendiendo la demanda de mercado interno y exportando algunos otros cortes logrando la mejor integración posible”, indicó Manzano a la hora de tomar la palabra.

En esa misma línea, Manzano deslizó que le parece “razonable movernos dentro de este rango de un crecimiento posible de un millón de toneladas y, si le restamos a esa estimación las 200.000 toneladas que absorbería el mercado interno, nos quedarán 800.000 toneladas equivalentes con hueso que representaría duplicar las exportaciones del año récord 2019″.

En consonancia con lo expresado por Manzano, Argentina en 2019 alcanzó un récord histórico en exportaciones con 845.877 toneladas despachadas, de las cuales China absorbió la gran mayoría, por lo que, de concretarse estas proyecciones, estaríamos hablando de duplicar la capacidad exportadora de Argentina. Sin embargo, el especialista aseveró que “para trabajar con esa estrategia competitiva, para toda la industria y la cadena, deberíamos optar por movernos entre competitividad y diferenciación”.

Escenarios y estrategias

Según Manzano, existen dos escenarios bien diferenciados. Por un lado, el sector de commodities, donde el liderazgo está a cargo de India y Brasil fundamentalmente, y el de los cortes especiales o premium, en donde se destacan Estados Unidos, Australia y la Argentina. En este sentido, explicó que “esa combinación de estrategias entre volumen en mercado de commodities y calidad en mercados nuevos nos van a obligar a un gran esfuerzo de promoción y negociación para para poder acceder a ellos”.

“Si consideramos cuál es la integración ideal de la media res destinando cada corte al mercado que más paga, ya sea por tradición, que la tenemos que mantener, o poder adquisitivo, que son esos mercados que debemos conquistar, tendremos que tener en cuenta que lograr la apertura de mercados de alto poder adquisitivo es posible a partir de la calidad y sanidad del rodeo argentino, pero que superar barreras arancelarias y sanitarias requiere de largas negociaciones. De todas maneras, es posible esto: Japón ya importa carnes, es decir, producidas en nuestra Patagonia”, puntualizó.

No obstante, el especialista remarcó que “hay otros objetivos que tienen prioridad, que son aquellos mercados de cercanía como Chile, Perú, Colombia, y donde hemos perdido presencia y la tenemos que reconquistar y, al mismo tiempo, fortalecer la presencia en Alemania, Holanda y, si la cuota adicional del Tratado de Unión Europea–Mercosur se consolida, tendremos allí un motivo suficiente para hacer el esfuerzo y al mismo tiempo quizás podamos recuperar un espacio perdido en Inglaterra”.

Vía: Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *