sábado, octubre 16, 2021

Las legumbres argentinas son una potencia en el mercado exterior

Argentina tiene unos de los niveles más bajos de consumos de legumbre a nivel mundial, ubicándose entre 250 y 700 gr/hab/año. Por este motivo la mayor parte de la producción se destina a exportación.

La característica principal que define a la estructura del mercado nacional de legumbres es el escueto consumo interno que tiene este tipo de alimento en nuestro país: el consumo por habitante varía según estimaciones, pero se lo puede ubicar entre los 250 y 700 gr/hab/año, cuando a nivel mundial esta cifra se aproxima a los 6 kg/hab/año, dado que significa una importante fuente de proteínas para los países en desarrollo. De aquí que la producción de legumbres en nuestro país tenga un fuerte sesgo exportador.

La producción que destaca en el país es la de poroto en sus distintas variedades que explica un 60% de la producción de leguminosas (excluida la soja), seguida la producción de garbanzos y arvejas, que explican aproximadamente el 20% y el 15% de la producción de leguminosas en nuestro país 

Crecimiento en el mercado exterior

La cadena de valor de legumbres argentinas anticipó que puede aumentar sus exportaciones un 61% en los próximos cinco años y pasar de los actuales 650 a 1.000 millones de dólares. Voceros de este sector señalaron que algunas de las condiciones para alcanzar son mejorar las condiciones en la devolución de IVA y reintegros, un acceso más fluido a líneas de financiamiento y la mejora en el desarrollo de infraestructura para reducir costos logísticos.

En los últimos cinco años, este sector estabilizó sus ventas externas sobre los 650 millones dólares. Con este volumen de despachos, se sitúa en niveles similares a girasol (660 millones de dólares); siderurgia (635 millones de dólares) y forestal (USD606 millones), de acuerdo a datos oficiales. Con este posible aumento en el ingreso de dólares, se ubicaría en el rango de los complejos maní (1.073 millones de dólares) y lácteo (1.002 millones de dólares).

La producción de las principales legumbres argentinas oscila entre las 700.000 y 750.000 toneladas anuales, de acuerdo a estadísticas de la Cámara de Legumbres de la República Argentina (Clera). De esta cifra, unas 484.000 toneladas corresponden a las diferentes variedades de porotos; 140.000 toneladas a arvejas y 55.000 toneladas a garbanzos. En la ecuación también se contabilizan lentejas, con 35.000 toneladas, pero no tienen destino de exportación.

Tras descontar el consumo interno, el porcentaje que se destina a semilla y el descarte luego de la limpieza industrial, queda un saldo exportable de 600.000 toneladas. El mayor volumen de divisas se genera a partir de los porotos, unos 450 millones de dólares anuales, seguido por el garbanzo con 90 millones de dólares y las arvejas, con 60 millones de dólares.

«Las legumbres tienen muy desarrollado los mercados externos y en la actualidad se realizan despachos a más de 90 destinos», reconoció Nicolás Karnoubi, presidente de Clera. En diálogo con BAE Negocios, el directivo analizó los factores que permitirán dar el salto exportador en un período de tres a cinco años.

Las mayores trabas para este complejo a nivel financiero radican en la devolución de IVA en tiempo y forma, que en estas empresas generan un descalce. Este problema se extiende a todas las cadenas exportadoras y es un aspecto que está incluido en la ley para el sector agroindustrial que presentó el Gobierno nacional. En este apartado, la normativa plantea que la devolución no demore más de un año y se realice mediante una Ventanilla Única Digital.

Consultado por el impacto de esta ley para este sector, el directivo destacó que «es importante, en el sentido que presta atención a las economías regionales y en algunos apartados apunta a fomentar inversiones». El universo empresarial de las legumbres está compuesto en su mayoría por firmas de capitales nacionales, con una producción que se extiende desde Buenos Aires hasta Salta.

El crédito escaso limita la competencia en el mundo

Los créditos productivos es una de las características que une a empresarios de todos los sectores. En la cadena de las legumbres, el segundo aspecto más relevante entre los reclamos es el mayor acceso a líneas de financiamiento. «Nos financiamos a mayores costos en relación a otros países productores y eso nos recorta competitividad», sostuvo Karnoubi. El tercer aspecto que pide esta cadena de valor es un mayor desarrollo de infraestructura logística, para reducir costos de transporte.

Estas empresas no pagan derechos de exportación. En marzo de 2020, pasaron de 9% a 5% y luego se eliminaron. «La quita de retenciones permitió recuperar mercados frente a otros países productores, como Brasil, Canadá, Estados Unidos y Egipto», señaló el titular de Clera.

Los principales destinos de las exportaciones de legumbres argentinas son países de Europa Mediterránea (España, Portugal, Italia y Francia); África del norte, con Argelia como mercado excluyente y Turquía. También se realizan embarques a Brasil, Cuba, Venezuela y otros destinos en América Latina.

Fuente: http://BCR News

Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Vinagre, en la huerta y el jardín

Ya sabemos que es un herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos del vinagre para tu huerta y jardín. El nombre vinagre...