Clima

Las lluvias de primavera retrasadas por el ingreso constante de aire frío

No habrá buenas precipitaciones en las próximas dos semanas, adelantó el especialista de la BCR. Se espera una temporada ‘Neutra’.

El especialista de la Bolsa de Comercio de Rosario, José Luis Aiello, señaló que las bajas temperaturas condicionaron la llegada de las lluvias y que las precipitaciones de los próximos quince días podrían marcar una “recomposición”, aunque recién a fin de septiembre se daría un cambio más marcado.

“En los primeros 10 días de septiembre hubo una intensa irrupción de aire polar que llegó hasta el norte del país. Esta dinámica, más allá de algunos eventos moderados sobre la costa bonaerense, noreste de Buenos Aires y Entre Ríos, mantiene la ausencia de lluvias en la franja mediterránea cómo en el NOA y oeste del NEA pero también en la provincia de Buenos Aires”, dijo Aiello, quien es doctor en Ciencias Atmosféricas.

Según el experto, en los próximos 15 días “el desarrollo de algunas lluvias y tormentas aisladas podrían ser el indicio de una posible recomposición en el régimen de lluvias con el avance de la primavera”.

No obstante, aclaró que “no se espera un cambio significativo de la dinámica en las próximas dos semanas”.

“El cambio estacional no se dará en forma contundente. Hay que seguir los flujos de humedad del Atlántico, porque podrían colaborar en que lleguen las lluvias a fin de setiembre“.

Para Aiello, la temperatura superficial del Pacífico Ecuatorial central “ha evolucionado a la neutralidad. Y probablemente se mantendrá así, anulando su incidencia en el aporte de humedad adicional durante la primavera y el semestre cálido de Argentina”.

En tanto, el Atlántico no muestra anomalías de importancia. “Pero los pronósticos indican la tendencia a un ligero calentamiento. Si su condición evoluciona en ese sentido, durante los meses de primavera tendremos en ese mecanismo una fuente de humedad adicional al régimen pluvial estacional”, explicó en un informe que publicó la BCR.

Consultado sobre si los incendios registrados en la región del Amazonas pueden afectar, Aiello señaló que “este año seguramente el noroeste puede tener menos agua en el inicio de su temporada de lluvias”.

“De todas maneras, es muy difícil evaluar el efecto que esta enorme deforestación pueda tener sobre ese flujo de humedad. Pero es lógico suponer que la humedad aportada por la biomasa a la atmósfera será menor. La evapotranspiración que aportaban los árboles faltantes se hará sentir, y será más escaso el aporte de flujo húmedo adicional que le llegue a nuestro país”, alertó. 

(Noticias AgroPecuarias)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *