Agricultura Huerta

Manejo de la humedad durante la propagación del corte vegetal

Durante la propagación del corte vegetal, los cortes sin contemplar la raíz requieren de agua para evitar la desecación (muerte) y para procesos como la fotosíntesis, que influyen en el desarrollo y crecimiento de las raíces.

Los propagadores deben minimizar la transpiración (pérdida de agua en la hoja) hasta que se produzca la formación y el desarrollo radicular, y los cortes tengan la capacidad de reemplazar el agua perdida.

Desde pegar los extremos hasta el desarrollo radicular (etapas 1-3), a veces los propagadores utilizan muy poca agua o humedad, pero la mayoría de las veces proporcionan demasiada agua, lo que conduce a la lixiviación y a contar con sustratos de propagación empapados, raíces desiguales y pérdida de los cortes debido a la putrefacción o Botrytis.

Propagación del corte vegetal

Para producir cortes de raíz de alta calidad, los propagadores deben gestionar la humedad en el ambiente de propagación junto con la luz, temperatura y nutrición.

Una práctica que se observa con regularidad durante la propagación de cortes sin raíz es el rocío intenso y frecuente, que ofrece demasiada humedad y debe evitarse. El objetivo del rocío es proporcionar suficiente humedad a la hoja para evitar que se marchite y se seque.

Antes de pegar los cortes, el sustrato de propagación debe regarse hasta el punto donde el agua goteé de las bandejas de revestimiento o el nivel de humedad. El agua disponible en el sustrato de propagación proveerá la humedad requerida por el corte, para que permanezca turgente una vez que surjan las raíces.

propagación del corte vegetal

Manejo de la humedad en la propagación del corte vegetal

Proporcionar un manejo adecuado de la humedad después de colocar los cortes en el ambiente de propagación puede ser un desafío, debido a la diversidad de cultivos y los diferentes requisitos de humedad entre las especies y las tasas de desarrollo de las raíces.

Algunos cultivos requieren más rocío para mantenerse turgentes, especialmente en los primeros días de propagación. Otros cultivos deben mantenerse más secos. Junta estos cultivos en un grupo, para facilitar la vida durante la propagación.

Optimizar la humedad durante la propagación es un acto de equilibrio entre la absorción de agua y la transpiración. La humedad en el ambiente de propagación influye enormemente en la tasa de pérdida del agua; a medida que disminuye la humedad en el ambiente de propagación, aumenta la transpiración, lo que provoca que los cortes se marchiten con mayor rapidez.

Tipos de humedad que afectan la propagación del corte vegetal

La humedad puede ser difícil de controlar. La mayoría de las veces, nos referimos a la humedad como humedad relativa o la proporción de vapor de agua en el aire equivalente a la cantidad de aire que se puede contener a una temperatura determinada.

Una medida más útil y absoluta de la humedad es la presión del vapor, que es la medida del vapor de agua (forma gaseosa) en el aire, y el déficit de presión del vapor (DPV), que es la diferencia entre la presión del vapor real (humedad en el aire) y la presión del vapor de saturación (presión máxima del vapor de agua o cuánta humedad puede contener el aire cuando está saturado).

Básicamente, el déficit de presión del vapor cuantifica qué tan cerca está el aire de propagación a la saturación a cualquier temperatura dada. Para minimizar la transpiración, los propagadores deben mantener un bajo déficit de presión del vapor (el aire está cerca de la saturación) alrededor de 0,3 kPa.

propagación del corte vegetal

Cómo proporcionar la humedad en la propagación del corte vegetal

Para proporcionar la humedad necesaria para mantener los ambientes de propagación húmedos, se pueden utilizar la niebla, rocío por aspersión o sistema de pluma. El más común de estos entre los agricultores de Michigan es el de los sistemas de rocío.

Una frecuencia de rocío típica durante la adherencia (etapa 1) y la cicatrización (etapa 2) de la propagación del corte vegetal es rociar inicialmente durante 5–8 segundos cada 5–10 minutos durante un período de 24 horas. Después de tres o cuatro días, reduce el rocío a 3–5 segundos cada 10–20 minutos durante el día, y con menor frecuencia durante la noche. No limites el rocío durante la adherencia, ya que esto mantiene los cortes turgentes.

Frecuencia

La frecuencia de rocío debe depender de la especie, de las condiciones meteorológicas actuales y del ambiente de propagación. Generalmente, el rocío debe ser más frecuente cuando hay sol, y menos frecuente cuando está nublado.

Cuando las raíces se hacen visibles, la frecuencia de rocío se puede reducir; los corten han pasado ahora a la fase de desarrollo radicular (etapa 3). En este momento, los cortes se pueden regar y se les puede proporcionar una tasa baja de nutrición (de 50 a 70 ppm de nitrógeno). En la tonificación (etapa 4), se debe aplicar de muy poco o ningún rocío. La humedad relativa en el ambiente de propagación durante la tonificación puede ser similar a un ambiente de producción para ayudar a acondicionar los cortes de raíz para el trasplante o para soportar los rigores del envío.

La gestión de la humedad en el ambiente de propagación es una práctica cultural integral que, cuando se combina con condiciones ambientales óptimas; resultado: revestimientos de alta calidad y bien enraizados.

Fuente: hortalizas

Portalfruticola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *