viernes, julio 30, 2021
ANUNCIO

Moreno: “El consumo de carne era superior con Macri, pero es un inútil igual que Alberto”

En una entrevista con Tranquera, donde se refirió a varios temas de actualidad, el ex Secretario de Comercio Interior habló del conflicto entre el sector agropecuario y el oficialismo por el cierre de exportaciones a la carne, y dio su mirada sobre el incremento del precio de ese producto.

u paso por la Secretaría de Comercio Interior de la Nación, donde tuvo varios cruces con importantes referentes del campo, hace que la palabra de Guillermo Moreno sea muy buscada cuando recrudece la tensión entre el oficialismo y el sector.

En este caso, Tranquera se comunicó con el ex funcionario kirchnerista, que actualmente tiene una visión muy crítica del presidente Alberto Fernández, para conocer su análisis, entre muchos otros aspectos, sobre el cese de comercialización de la actividad ganadera, ante el cierre de exportaciones de carne vacuna a China, por al menos un mes, que días atrás determinó el Gobierno nacional.   

-¿Cuál es tu análisis sobre este conflicto?

El problema pasa por un tema estructural que comenzó cuando Macri, de una manera poco analítica, pensó que le había encontrado el agujero al mate porque abría las exportaciones de carne vacuna a los chinos. Alegremente, pensó que le estaba resolviendo un tema a la Argentina, cuando en realidad se lo estaba complicando.

La apertura del abastecimiento de carne vacuna a los chinos puso en tensión al producto que mayoritariamente come el pueblo argentino, que es la vaca buena, o la de conserva muy buena, porque la conserva no va al consumo porque está prohibido. Hay ahí un sendero de cómo se caracteriza y categoriza el animal en el remate, que lo hace el ojo del consignatario. Pero la realidad es que la vaca de conserva no va al consumo, y lo que va es la vaca buena. Que esa frontera es muy débil, es obvio.

Pero ahí se genera una situación que arrastra a este momento de caída del consumo per cápita, que en realidad no está diciendo mucho, porque lo sustantivo es que el ABC1 (segmento social con mayores ingresos) sigue comiendo carne, pero los de abajo consumen alitas de pollo y demás. Eso va generando una tensión que en un momento es imposible de administrar.

-Pero gran parte del sector ganadero sostiene que la carne que se exporta a China no es la que se consume acá.

-Si sos un hombre del sector o lo conocés, sabés que eso no es así. Lo escuché ayer a un economista famoso hablar de este tema, pero se notaba que no lo dominaba. Con simplemente ver los remates en Liniers ya te das cuenta. No sé qué quieren decir con que esa vaca no se consume en Argentina. No se entiende. ¿Dónde se consumían si no era acá, antes de exportarla? ¿Se morían de viejas y se enterraban?

-¿Pero la medida del Gobierno qué te parece?

-No me parece bien. En absoluto. Digo que hay una tensión, que se debe administrar, y obviamente, como todas las cosas que hace este Gobierno, las hace mal. Una cosa es administrar la tensión, y otra es cerrar las exportaciones. No estoy de acuerdo con lo que han hecho.  

-Sin embargo, hubo muchas críticas al cierre de exportaciones, y luego aplicación de los Registro de Operación de Exportación (ROE) que las restringieron, que se definió años atrás durante el kirchnerismo mientras vos eras funcionario. ¿Qué respondés al respecto? 

La primera decisión que yo tomé durante mi gestión fue abrir las exportaciones. En cuanto a los ROE, es administrar el comercio. Precisamente, para no llegar a estas situaciones, es que se debe administrarlo. Y funcionó perfectamente.

¿Quiénes son los que dicen eso? (sobre que se perdieron millones de cabezas). Nombre y apellido.

-Por ejemplo, Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural, precisó hace poco que se perdieron 3,7 millones de cabezas entre 2006 y 2015.

-No lo escuché a Daniel Pelegrina. No escuché esa afirmación, más que anónima o de periodistas. O de un consultor, que puede decir hoy una cosa y mañana otra. No de propietarios de establecimientos, o gerentes generales de los mismos, consignatarios o matarifes. Es decir, cualquiera de los eslabones de la cadena.

Si vos tenés certeza de que lo ha dicho Pelegrina, lo único que tenemos que hacer es una reunión entre él, Hugo Sigman, que es el fabricante cuasi monopólico de la vacuna anti aftosa en la Argentina, y yo.  Sería un buen momento para aclararlo. Yo estoy dispuesto, porque tengo la cara al sol.

Sigman, que manejaba el 95% de ese mercado (de vacunas contra la aftosa) cuando yo era Secretario de Comercio, en todo ese período aumentó la cantidad que fabricaba y que de manera monopólica, y exclusiva, se daban por zona geográfica en la Argentina. ¿Entonces ese crecimiento, que se dio año tras año en toda mi gestión, fue porque había más animales o menos?

Esto es muy delicado, porque lo que puede estar aconteciendo es que se haya cambiado la relación de facturación entre blanco y negro. En la mesa se hablaba de un 20%, que puede ser más o menos, o haber cambiado esa proporción. Pero ahí nos metemos en un tema delicado, porque está el tema de la trazabilidad de los animales, que debe garantizarse para la exportación. 

En el medio, sí hubo una seca muy fuerte, que se hablaba de cientos de miles de animales muertos que nunca se verificaron. Había sí algunos que se complicaron, pero no esa cantidad.  

  -Los matarifes alertaron que el paro ganadero, que se extendió hasta el próximo miércoles inclusive, podría generar desabastecimiento. ¿Puede haber un conflicto, como en 2008 cuando vos eras secretario de Comercio, entre el Gobierno y el campo?

-No creo, ese conflicto lo llevaba adelante (Martín) Lousteau, que era ministro (de Economía) y Alberto Fernández (jefe de Gabinete en ese momento). Lo que generó ese conflicto fue la incapacidad de Lousteau para hacer una resolución con la 125, que fue un desastre. Estaba mal concebida, pensada e implementada. Pero ese fue un radical, no Moreno, que es peronista. Él fue el responsable que la firmó, y su padrino político era Alberto Fernández, el presidente actual, que yo digo que no está apto.  

Pero para precisar los términos, paro hacen los trabajadores, la patronal hace lockout. Algo que está prohibido por la Constitución, liberal o neoliberal que tenemos. Nadie le puede impedir a otro que trabaje. Sí el que trabaja puede decidir no hacerlo. Son dos cosas totalmente distintas. Siempre se los dije, durante la 125, que eso no era un paro, y era un lockout. Ejemplo, el presidente de Ford no puede cerrar la fábrica y decir que no se trabaja más. Para eso, tiene que echar a la gente, indemnizarla y todo lo demás. Sí tienen derecho a no vender, pagándoles los salarios a sus empleados, pero eso tampoco es un paro.

 -Si lo analizamos con perspectiva histórica, ¿cuál es, según tu opinión, un precio lógico al que debería estar hoy el kilo de asado?  

-Hablando en términos de dólar de mi época (de funcionario), vos ponelo por el tipo de cambio que te parezca, contado con liqui o el oficial, aunque ninguno es de equilibrio macroeconómico, diría que el kilo de novillo vivo, pesado de 400 kilos, no necesariamente de exportación, tendría que estar a USD 0,80, lo que te da a USD 3,20 el asado. El de vaca tiene que estar USD 0,40 el kilo vivo y USD 1,60 el asado. Porque del kilo vivo al asado en la carnicería se multiplica por 4, por un tema de rinde y todo lo demás. 

Después vos pasalo al valor de dólar que quieras, porque nunca vi un Gobierno que tuviera 6 u 8 tipos de cambio. Es un mamarracho eso. Esto no es economía, es una tontería.

-A pesar de tus fuertes críticas a la administración anterior, ¿considerás que es correcto afirmar que se podía comer más asado en la presidencia de Mauricio Macri que en la de Alberto?

-Macri es un inútil. Quedó demostrado, en el reportaje que le hicieron en esas cenas famosas (La Noche de Mirtha), que además es vago. Dijo que a las 7 de la noche se iba a Olivos y ya se desenchufaba hasta el otro día. Nunca vi un presidente así, una cosa increíble. Lo que sí es cierto, es que el consumo de carne era superior (que ahora). Pero si lo comparás con el de mi época, estaba más de un 20% abajo. Yo dejé en 60 y pico (de kilos per cápita), ahora está en 44 o 45, y Macri lo debe haber entregado en torno a los 50. Son dos gobiernos de inútiles, Macri y Alberto.    

Inflación y críticas a Cristina

-¿Cuál es la razón principal de la alta inflación, en general, y de los alimentos, en particular?

Mientras no tengas equilibrio macroeconómico, esto no tiene solución. Después obviamente viene el caso a caso. Pero lo primordial es tener equilibrio. Que fue lo que tuvo el último gobierno peronista (en referencia a la presidencia de Cristina Fernández). Si por algo se caracterizó Macri, es por tener absolutamente desequilibrada la macroeconomía, y Alberto continúa con eso.

-Pero en la gestión de Cristina hubo un gran déficit fiscal.

– Te diría que no durante la década ganada, con la predominancia de funcionarios peronistas en el área económica, hasta el 2012. Por eso el país crecía. Después llegó (Axel) Kicillof y los dos últimos años de Cristina también fueron para el olvido. 

Aunque no seas economista, sabrás que no puede crecer la economía con 25 puntos de inflación, como dijo (Carlos) Melconian. Tampoco sé por qué Melconian miente. 

-Al respecto, ¿qué opinás de las mediciones de Marco Lavagna en el INDEC? Algunos medios oficialistas, como El Destape de Roberto Nacvarro, lo cuestionaron porque supuestamente inflaba los números. 

Me parece que mide bien. El INDEC siempre midió bien. Antes, durante y después. Con nosotros, Macri y ahora. Eso ya está quedando claro, en qué cabeza cabe que 1.500 trabajadores van a poder mentir. Ese cuento lo hicieron los medios, pero después a la hora de los bifes, cuando fueron a la Justicia, todas esas causas se fueron cerrando.

Quedan por discutirse, únicamente, 6 meses del 2007. En una causa que hizo el fiscal (Carlos) Stornelli, pero lo van a tener que explicar. Porque Stornelli, para decir que el INDEC mentía, se basaba en trabajos de Kicillof, el actual gobernador de la provincia, que era el que sacaba una medición alternativa, que se llamaba Índice 7 Provincias. Pero Kicillof a mi me dijo que hacía cualquier cosa. A mí me lo dijo, por eso lo puse de testigo, y me pidió disculpas, reconoció que hacía unos numeritos así nomás, me aclaró “vos sabés cómo es la política”. No te olvides que él fue opositor durante todo el mandato de (Néstor) Kirchner y que todos estos muchachos progresistas votaron a Sabbatella en (las legislativas de) 2009. Después se hicieron oficialistas y pidieron disculpas.

¿Pero no te parece que Cristina está más cerca de ese progresismo que del peronismo clásico?

-Es algo que Cristina lo tiene que definir. Por lo que está diciendo ahora, parecería ser que sí. Cuando ella dice que no pueden aumentar las jubilaciones porque están endeudados, lo que está diciendo es que la deuda la van a pagar los jubilados. No cabe ninguna duda de que eso no es peronismo.

Pero no es bueno que esté más cerca del progresismo. Al contrario, es un desastre. Hay que mantenerse siempre en la causa nacional, con la celeste y blanca dibujada en la piel. Ni neoliberal, como Macri, ni socialdemócrata como Alberto. 

Su candidatura a diputado y la relación con los productores

-Con una mirada crítica del Gobierno, anunciaste tu candidatura a diputado nacional, en la provincia de Buenos Aires, por el partido Principios y Valores para competir en los comicios de este año. Teniendo en cuenta la importancia que electoralmente también tiene el interior, ¿cómo pensás revertir la mala imagen que muchos productores agropecuarios tienen de tu figura?

No es lo que me pasa cuando yo camino. Está bien tu pregunta, pero más que pregunta es una afirmación. La verdad que no me parece eso, hablo con ellos todo el tiempo.

-¿No percibís que la mayoría de los productores tienen una mala imagen tuya después de los conflictos que tuviste con el campo?

-Yo no los tuve, Lousteau los tuvo. De ninguna manera es así. Todo aquel que trabaja y se gana el pan con el sudor de su frente, valora que en nuestro gobierno, algo que en el peronismo es una doctrina, se puso al trabajo ante todo. Si hubo alguien que ganó plata durante nuestro gobierno, fueron los que trabajaban.

Cuando yo llegué a la gestión, la hectárea de campo en la zona núcleo estaba a USD 3 mil o USD 4 mil. Cuando me fui, valía entre USD 15 mil y USD 17 mil.

-¿Eso no se relaciona con el aumento que hubo de los commodities a nivel internacional, más que por un logro de la gestión?

-Pero en un momento (los commodities) dieron la vuelta. Por eso te dije cuando me fui del gobierno, que ya no tenían esos precios. Hoy la hectárea, en zona núcleo, debe estar entre USD 10 mil y USD 12 mil, con la soja a USD 600. Entonces, ¿cómo fue que llegamos a USD 17 mil? Porque rendía, había trabajo, y se consumía.

Por otro lado, los productores de bovinos, y principalmente de porcinos, ¿quieren o no retenciones al maíz? Yo te digo que sí, venían y me las pedían. Ellos son tan productores como otros.  Es compleja la actividad agropecuaria.

Por eso, no sé de dónde sacás esa idea de la mala imagen. Mirá si yo te preguntara, ¿a vos te paga alguien por afuera, como a esos periodistas kiosqueros, para hacer la pregunta de esta manera? Te ofenderías y tendrías razón.

Vía: https://www.tranquera.com.ar/

Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Populares

Fungicida casero con bicarbonato

Los hongos son uno de los problemas más habituales que pueden afectar tanto a plantas como a personas. Aunque hoy en día existen gran...

Cómo hacer un buen asado al horno

Aprende a preparar Asado al horno argentino con esta rica y fácil receta.  A la parrilla o al horno, un asado no se parece en nada a...

Limón con agua de aloe vera

El aloe vera y el limón tienen propiedades depurativas naturales que ayudan al organismo a eliminar los residuos y toxinas. Al ingerir limón y...

Vinagre, en la huerta y el jardín

Ya sabemos que es un herbicida 100% natural, pero hay más. Te dejamos 15 usos del vinagre para tu huerta y jardín. El nombre vinagre...