InicioAgendaMovimiento “Campo + Ciudad”

Movimiento “Campo + Ciudad”

El movimiento “Campo + Ciudad” llevó a cabo su primer encuentro nacional en Córdoba. La jornada fue el sábado 23 de noviembre y tuvo como objetivo delinear los principales tema de la agenda. Entre esos lineamientos estuvieron combatir la desinformación, rechazo a las retenciones y economías regionales.

El espacio surgió en los últimos meses y señalaron que es una manera de integrar a personas de todo el país, pero especialmente del interior y las zonas rurales. Cien personas provenientes de  Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Entre Ríos, Mendoza, Salta, San Juan, San Luis, Santiago del Estero, Santa Fe y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, participaron en mesas de trabajo y un plenario posterior.

Desde el movimiento señalaron que entre los temas abordados, se destaca la necesidad de fortalecer el vínculo entre los productores agropecuarios y el resto de la sociedad, combatiendo la desinformación y la demonización alentada desde algunos sectores políticos. Además, propusieron una agenda para economías regionales.

Por otra parte, el espacio pidió  la continuidad del Plan Belgrano, la concreción del corredor bioceánico, el crecimiento de la agroindustria, la creación de valor agregado en origen, así como la creación de hidrovías y zonas francas que permitan disminuir los costos logísticos.

“Los integrantes de Campo + Ciudad se oponen enérgicamente al sistema de retenciones, sea directo o encubierto, como el desdoblamiento del tipo de cambio u otras medidas distorsivas”, señalaron desde el movimiento. También, se planteó una reducción de la presión fiscal al campo para obtener mayor tecnología y aumento de la producción.

“Hicimos hincapié en la necesidad de mayor integración federal, y de fortalecer las instituciones ciudadanas, tanto aquellas que nuclean específicamente al agro como las que involucran a todos los argentinos”, concluyeron desde “Campo + Ciudad”.

Para leer
Relacionados

2 Comentarios

  1. De mi consideración..
    Tengo ochenta y dos años, soy ingeniero y durante veinte he sido director de carrera en la orientación automotores de la hoy Facultad de Ingeniería del Ejército, fundada en 1930 como Escuela Superior Técnica, de la cual todavía soy profesor consulto.
    Pero mi apego siempre estuvo en la Facultad de Ingeniería, en la Escuela Industrial No. 3 de Rosario y en el pueblo de Serodino (Santa Fé) donde pasé una época entrañable.
    En vuestro artículo se habla “del corredor bioceánico, el crecimiento de la agroindustria y de la mayor tecnología y aumento de la producción” y por ello les escribo.
    Considero que nada de esto se logrará sin capacitación. Por mi edad estoy más cerca del arpa que de la guitarra, pero cada vez me duele más la tremenda pérdida de capital humano que estamos consumando al jubilar excelentes docentes de escuelas técnicas a la avanzada edad de… sesenta y cinco años….
    Me hubiera gustado saber qué dirían los Senor, Bernardín, Druetta o Vassalli (solo para citar unos pocos), cuando les contaran que hoy la enseñanza pasa por el dominio de Excel o el manejo de los medios audiovisuales. Casi seguro contestarían que detrás de cada nombre está el esfuerzo de un artesano que se peló la frente haciendo los fierros para que la máquina revolee y limpie mejor el grano, pero que no lo rompa o lo tire a los pájaros que son el gran sensor del desperdicio…
    Concretamente me interesa promover la enseñanza técnica en las escuelas de los pueblos. Sin burocracia, grandes títulos o grandes funcionarios. De abajo para arriba. Pero con la fuerza de un proyecto: saber como manejanos las pibas y pibes de 12 a 21 años, o sea en la edad en que los gobiernos no saben que hacer con ellos. ¿Seguimos con la escuela del pueblo y los convertimos en peritos mercantiles o maestras de escuela o les enseñamos en cambio mecánica, electrónica, biotecnología o agrotecnia? ¿En cuantas escuelas se enseña lo bueno o lo malo del maiz tardío, como se optimiza una calesita de ordeñe o cual es el algoritmo de elevación del tren de una cosechadora? Y todo esto sabiendo hacer números, no al estilo Wikipedia en la pantallita del celular, que te da la falsa idea de creer que sabés de algo cuando en realidad estás en el preescolar del asunto. ¿Conocen los alumnos la matemática que rige todo esto? Para lograrlo estoy seguro que en cada pueblo hay abuelos que con gusto darían clase y quedo a v/órdenes par ampliar la idea..
    En eso radica mi proyecto. Confiado en que el éxito se comenta, y si se crean pequeños focos la idea se propagará, los saludo muy atentamente.
    Osvaldo Piantino

  2. He escuchado y he visto hablar a uds.desearia colaborar si es que en Pilar tienen algún grupo donde pueda participar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí