Agricultura Internacionales

¡Peligra el kiwi de Nueva Zelanda! Y los turistas tienen la clave para que no se pudran

Su recolección está a punto de comenzar y no hay suficiente mano de obra, por lo que el Gobierno está estudiando relajar las condiciones de las visas a turistas casi como un intento desesperado.

Originario de China, el kiwi fue introducido en Nueva Zelanda en 1904. Más de un siglo después, es el segundo exportador de esta fruta peluda por fuera y verde o amarilla por dentro en función de la variedad. Sin embargo, su recolección está a punto de comenzar y no hay suficiente mano de obra para hacer este trabajo, por lo que el Gobierno está estudiando relajar las condiciones de las visas a turistas casi como un intento desesperado de cosechar millones de kiwis y evitar que muchos de ellos se pudran.

Por primera vez en 10 años, la región de Bay of Plenty, donde se sitúa el mayor centro de producción de kiwi de Nueva Zelanda, tiene libres cientos de vacantes provocando algo inaudito en el país: escasez de mano de obra. “No queremos que la fruta se pudra en los árboles o en el suelo”, afirma la primera ministra del país, Jacinda Arden a ‘The Guardian’. Pero el trabajo no es nada sencillo. Se necesita estar en forma, ya que es físicamente exigente. Y no está mal retribuido: el salario mínimo es de 9,7 euros la hora.

Sin embargo, hay que tener en cuenta, como en cualquier recolección de fruta, que es un trabajo temporal de mayo a noviembre, algo que es muy poco atractivo para muchos neozelandeses, incluso para aquellos que están en el paro y reciben ayudas sociales. Y es por ello que el foco está puesto en los turistas o en aquellos extranjeros dispuestos a trabajar en la recolección de kiwi mientras pasan unos días de vacaciones. Por ello, el Gobierno de Nueva Zelanda está dispuesto a levantar la mano y hacer menos severas las visas a turistas solo a aquellos que además de visitar la isla estén dispuestos a colaborar en la recolección de kiwis.

La situación es “grave”

Y es que parece que las condiciones laborables del mundo del kiwi no son suficientemente atractivas. “Discutimos con los líderes de este sector sobre cómo hacer más atractiva esta industria y así mejorar las prácticas de empleo”, afirma la primera ministra. Pero las políticas que se están poniendo en marcha parecen no funcionar.

Según relata el director general de la compañía frutera Apata, Stuart Weston, la situación es “grave” y alerta de que “inexplicamente la gente elige pasar hambre en lugar de trabajar aquí“. De hecho, en Bay of Plenty hay 6.000 personas desempleadas, y se necesitan 1.200 trabajadores para cubrir la demanda, sin embargo, esta no está cubierta.

Y el problema parece que ha llegado para quedarse, ya que la producción de kiwi aumentará y se necesitarán en el año 2030 14.330 trabajadores solo en la región de Bay of Plenty. En esa misma fecha, la contribución de la industria del kiwi en el PBI de esa zona aumentará un 135%. Pero no solo aquí se cosecha kiwi, también se está empezando a hacer en otros puntos de Nueva Zelanda, como en las zonas de Northland y en Poverty Bay, aunque en pequeñas cantidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *