Anuncio
martes, mayo 18, 2021
InicioControlPonen límites máximos de toxinas cancerígenas para alimentos a base de cereales

Ponen límites máximos de toxinas cancerígenas para alimentos a base de cereales

Anuncio

 Las empresas cuentan con dos años para cumplir la nueva exigencia. También comprende al café y las pasas de uvas.

Las empresas alimentarias argentinas cuentan con un plazo de dos años para asegurar el cumplimiento de un nuevo límite máximo de toxinas perjudiciales para la salud.

Por medio de la resolución conjunta 22/19 de la Secretaría de Regulación y Gestión Sanitaria y la Secretaría de Alimentos y Bioeconomía –publicada hoy en el Boletín Oficial– se determinó que los alimentos a base de cereales para lactantes y niños pequeños deben contener un máximo de 200 microgramos por kilogramo de deoxinivalenol (DON), mientras que para la harina y sémola de maíz y la harina, sémola, hojuelas y copos de trigo el mismo será de 1000 microgramos por kilo (μg/kg).

DON es una micotoxina que presenta síntomas de toxicidad aguda y subaguda, principalmente vómitos, rechazo a la comida (síndrome anoréxico), pérdida de peso y diarrea.

Teniendo en cuenta la severidad de las lesiones crónicas causadas por la exposición crónica a DON –especialmente el cáncer–, las micotoxinas presentan mayor riesgo tóxico que los contaminantes antropogénicos, aditivos alimentarios y plaguicidas.

En lo que respecta a las fumonisinas (FB), la resolución 22/19 estableció un límite máximo de 2000 μg/kg en harina y sémola de maíz. Existe una relación epidemiológica entre el consumo sistemático de alimentos contaminados con fumonisinas y cáncer de esófago, cáncer de hígado, defectos neuronales e intoxicación aguda.

Además se determinó, en el caso de la ocratoxina (OTA), un límite máximo de hasta 0,5 μg/kg en alimentos a base de cereales para lactantes y niños pequeños; de 3,0 μg/kg en harina y sémola de maíz; harina, sémola, hojuelas y copos de trigo; de 5,0 μg/kg en el café tostado y de 10 μg/kg en las pasas de uvas.

OTA, una micotoxina presente en una variada gama de alimentos (cereales, mosto, vino, café, cacao, pasas de uvas, especias y cerveza, entre otros), se encuentra incluida como posible carcinógeno para el ser humano (grupo 2B) según el International Agency for Research on Cancer.

En los fundamentos de la resolución 22/19 se indica que “actualmente las exigencias internacionales en materia alimentaria son cada vez mayores, las legislaciones establecen parámetros para estos contaminantes cada vez más estrictos, en procura de ejecutar políticas que aseguren un elevado nivel de protección de la vida y salud de las personas asegurando el consumo de alimentos inocuos y de calidad”.

La resolución 22/19 otorga “a las empresas un plazo de veinticuatro meses, a partir de la entrada en vigencia de la presente resolución, para su adecuación”. La entrada en vigencia de la misma es mañana 23 de julio.

El Código Alimentario Argentino establece en la actualidad un límite máximo de 20 μg/kg de aflatoxinas en leche en polvo, maíz en grano, sémola y harina de maíz, maní y pasta de maní. En el caso de alimentos para lactantes y fórmulas lácteas, los mismo deben estar libres de aflatoxinas.

Vía: Valorsoja

- Advertisement -spot_img
Anuncio

Para leer

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Relacionados

- Advertisement -