Home Agroindustria Por la bajante, las cargas de los buques vienen en picada

Por la bajante, las cargas de los buques vienen en picada

La bajante del Paraná es extraordinaria y está generando complicaciones logísticas como la carga de menor tonelaje de granos en barcos de gran porte en el puerto de Rosario.

Debido al bajo nivel del Paraná, la salida de buques de carga por la hidrovía se encuentra limitada a unos 31 pies; y los buques que normalmente se despachan a unos 34 pies de profundidad se están despachando a unos tres pies menos, coincidió Guillermo Wade, gerente de la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas (Capym).

En relación a la carga de los barcos con granos, en agosto pasado la misma alcanzó un promedio en torno a las 28.400 toneladas por buque cargado con maíz. Según los cálculos de la entidad rosarina, se trata de la cifra más baja de al menos tres años y una de las más bajas que se hayan registrado. Hay que recordar que la altura del río impacta con fuerza en las posibilidades de carga de las embarcaciones.

Pese a la mencionada problemática, la Argentina sigue cumpliendo sus compromisos de exportación y en un contexto de aumento de los costos de logística, impulsado por el denominado “falso flete” de aquellos barcos que no pueden completar su capacidad máxima de carga y costos logísticos más elevados al tener que trasladar una porción mayor de la cosecha hacia puertos por fuera de la Hidrovía.

El impacto de la bajante

«Producto de la bajante, el mes pasado se llegó al menor nivel del río Paraná en 50 años. En este marco, los escenarios probables para lo que resta del año distan de ser alentadores«, afirman los especialistas de la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos de la BCR. El promedio de -0,13 metros de altura en agosto no parece mostrar que lo peor ya pasó. «En Rosario se espera el punto más crítico para el Paraná en el mes de noviembre», destaca el informe.

De esta manera, la previsión más optimista espera una altura de -0,46 metros para el penúltimo mes del año, mientras que en el peor de los escenarios se proyectan -1,44 metros, de acuerdo con el Instituto Nacional del Agua (INA). De cumplirse este último guarismo, estaríamos entre las bajantes más severas registradas, muy cerca de la de 1944, la peor de la serie.

Con este contexto, «la carga de los buques que salen de los puertos de la Hidrovía viene mostrando una sostenida baja», mencionan. En el mes de agosto el promedio de cargas se ubicó en torno a 28.400 toneladas por buque cargado con maíz, el número más bajo en al menos tres años y uno de los más bajos que se hayan registrado.

La altura del río impacta con fuerza en las posibilidades de carga de las embarcaciones. No obstante, Argentina sigue cumpliendo sus compromisos de exportación aún a costa de absorber localmente los sostenidos incrementos de costos, impulsados por el falso flete de aquellos buques que no pueden completar su capacidad máxima de carga y costos logísticos más elevados al tener que trasladar una porción mayor de la cosecha hacia puertos por fuera de la Hidrovía. En este sentido, gran parte del maíz tardío tuvo que embarcarse por los puertos del sur de la provincia de Buenos Aires, como oportunamente se destacó en una edición anterior del Informativo Semanal.

En lo que hace a la dinámica de las ventas externas, el maíz 2020/21 ya lleva acumuladas casi 34,7 Mt en Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE), por lo que se encuentra en línea para superar en los próximos días al total declarado a lo largo de la campaña 2019/20. De esta manera, se ubicaría como la segunda campaña con más ventas externas anotadas, con potencial de superar las 38 Mt del récord del año comercial 2018/19.

Por su parte, el complejo soja totaliza ventas externas por 23,6 Mt hasta ahora. Si bien este total se encuentra en línea con el nivel de ventas de la campaña pasada, en esta oportunidad nos encontramos con 1 Mt más de subproductos de soja y 1,1 Mt menos de poroto, gracias a la mejora en los niveles de molienda.

El sorgo, con el mayor nivel de ventas en una década

Con un salto del 88% en la superficie sembrada, este cereal con amplio uso para alimentación animal totaliza cerca de 980.000 hectáreas sembradas para este año comercial 2020/21, estimándose a la fecha una producción de 3,3 Mt de producción, el más alto desde la campaña 2016/17.

Con este favorable panorama, el sorgo consolida ventas externas por casi 1,9 Mt en lo que va de la campaña iniciada en marzo de este año, el mayor nivel de ventas en diez años. La robusta demanda de China a lo largo de los últimos meses ha sido clave para estimular este nivel de ventas. El gigante asiático pasó de importar el 25% al 80% del sorgo comercializado a nivel mundial en apenas dos años, con casi 8 Mt en la campaña actual. Con este impulso para el mercado mundial, los precios FOB publicados por el MAGyP han escalado un 58,8% en poco más de un año, de US$ 148/t a cerca de US$ 235/t.

El buen momento que atraviesa el grano permite pensar en un sostén para la superficie sembrada de cara a la nueva campaña, que está en condiciones de alcanzar 1,1 millones de hectáreas, la mayor cobertura en 9 años.

Se aminoró la demanda china de soja en agosto

Las importaciones chinas de soja crecieron en agosto un 9,5% respecto de julio. No obstante, es esperable para el período agosto-septiembre un pico de demanda interna de harina de soja para alimentación animal, en vistas de la proximidad del invierno y de diversos festivales en el gigante asiático, pero si se observan los 9,49 Mt de soja importadas en agosto 2021 éstas resultan inferiores a las 9,6 Mt de agosto 2020. Incluso el mes de julio ya había mostrado una caída interanual superior al 14%.

No conforme con ello, los embarques proyectados para los meses venideros tampoco esperan alzas interanuales, en vista de los reducidos márgenes de producción porcina. En Heilongjiang, un clúster porcino fundamental de China, los márgenes ya se encuentran en valores negativos. Además, los márgenes de crushing de soja en Rizhao, uno de los polos procesadores más importantes de China, llegaron en junio a su menor nivel en la historia y si bien se han recuperado, aún se mantienen en niveles negativos, lo que limita la demanda de poroto de soja.

Este contexto desfavorable para la soja en el principal importador agrícola del mundo ya se hace sentir en las exportaciones de los Estados Unidos. Recién iniciada la campaña de soja en la potencia norteamericana, las ventas externas acumulan 17,8 Mt, lejos de las 24,2 Mt del mismo período de la campaña pasada. Sobre estos totales, China lleva anotadas ventas externas por cerca de 8 Mt, aún más lejos de los 13,5 Mt que tenía comprometidas el año pasado.

De esta manera, el aminoramiento de los niveles de demanda parece haber limitado los precios, que en la semana mostraron una baja del 1,8% para la soja en Chicago, en torno a los US$ 462,5/t (471,4). Por su parte, el maíz también continúa su senda descendente, bajando un 2,5% y cerrando cerca de US$ 195,3/t en la plaza norteamericana. El contexto local no fue ajeno a esta dinámica y cerró la semana alrededor de los US$ 337/t y levemente por debajo de los US$ 190/t para el maíz.

Vía: https://bcrnews.com.ar/

No hay comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil