Home Agroindustria ¿Por qué se desaceleró la producción de leche en el mundo?

¿Por qué se desaceleró la producción de leche en el mundo?

La producción de leche promedio de EEUU no alcanzó los niveles de hace un año, un hecho excepcionalmente raro, a todo esto, el panorama mundial en el sector está en caída.

La producción de leche de los tres principales exportadores de lácteos, Nueva Zelanda, la Unión Europea y Estados Unidos de América, casi no aumentó. Dado que el consumo interno de productos lácteos en los tres países es estable, aumentó la disponibilidad de los productos lácteos frescos y se incrementó el volumen de productos procesados para exportación. En Argentina, el clima está jugando una pasada que influye en el retroceso de la producción lechera.

Cabe mencionar que la producción mundial que arrancó con casi 3,3% de crecimiento interanual se vino desacelerando a medida que transcurrió el año, pero de igual manera tiene un crecimiento prácticamente del 2% anual que resulta muy importante y nivelado con la demanda que en 2020 tuvo un comportamiento muy errático debido a los efectos de la pandemia de COVID y la situación de la economía mundial.

De acuerdo al informe de DairyBusiness traducido y extractado por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), las altas temperaturas en gran parte del país y las condiciones inusualmente húmedas en el suroeste se sumaron a mucho estrés. La producción de leche promedio de Estados Unidos no alcanzó los niveles de hace un año, un hecho excepcionalmente raro.

MAV Inread

La producción mundial de leche se está desacelerando. La producción de leche en Australia y Europa fue inferior a la del año anterior en julio, lo que contrarrestó con creces los avances en Nueva Zelanda y Argentina. Las recolecciones de leche combinadas entre estos cuatro principales exportadores cayeron en números rojos por primera vez en dos años.

En Estados Unidos, la producción de leche totalizó 18,8 mil millones de libras en agosto, un 1,1% más que el año pasado. Ese es el crecimiento interanual más pequeño desde junio de 2020, cuando la pandemia paralizó a los procesadores y algunos productores de lácteos se vieron obligados a frenar de golpe. Las altas temperaturas en gran parte del país y las condiciones inusualmente húmedas en el suroeste se sumaron a mucho estrés. La producción de leche promedio de EEUU no alcanzó los niveles de hace un año, un hecho excepcionalmente raro.

El rebaño lechero sigue siendo numeroso, lo que impulsa los modestos crecimientos  en la producción de leche. El mes pasado hubo 9,48 millones de vacas dando leche en los Estados Unidos, 106.000 más que en agosto de 2020.

Pero los productores de leche están reduciendo rápidamente el tamaño del rodeo. Ordeñaron 19.000 vacas menos en agosto que en julio, la caída más pronunciada de un mes a otro en casi tres años. Los volúmenes de sacrificio sugieren que la contracción continúa ya que los bajos márgenes y los altos precios de la carne de res incentivan a los productores de lácteos a realizar sacrificios de manera agresiva.

Un crecimiento más lento de la producción de leche en ambos lados del Atlántico apoyará los precios de los productos lácteos a largo plazo, especialmente si el número de vacas sigue disminuyendo.

Quizás el factor más importante en los mercados de la leche en polvo es si, ¿o cuándo? – China dejará de comprar. China ha estado importando leche en polvo descremada (LPD) en volúmenes inusualmente grandes durante un año, y las existencias están aumentando. Pero aún no han disminuido la velocidad. En agosto, China aportó 74,5 millones de libras de leche en polvo descremada, un máximo histórico del mes. También importaron 163 millones de libras de leche entera en polvo (LPE), un 70% más que el récord anterior de agosto. China está hambrienta de productos lácteos de todo tipo. En lo que va del año, han importado más LPE, LPD, leche UAT, suero en polvo y quesos que en cualquier enero a agosto de la historia. Las importaciones de manteca no son récord, pero siguen siendo bastante buenas. Los productores de lácteos estadounidenses se benefician del apetito saludable de China, pero no tanto como sus pares. Aparte del suero, los productos lácteos estadounidenses enfrentan aranceles más estrictos en los puertos chinos que los productos de la mayoría de nuestros competidores debido a nuestra falta de acuerdos de libre comercio e impuestos punitivos que quedaron de la guerra comercial.

Vía: https://bcrnews.com.ar/

No hay comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí