Lechería

Preocupación en el campo por el cierre de tambos

El clima y el contexto económico afectó severamente los costos productivos. Buenos Aires y Santa Fe, las provincia más afectadas.

La lechería nacional sigue en crisis y se agravó con la última devaluación, que provocó una suba en los costos de producción y la decisión del gobierno de aplicar retenciones y bajar los reintegros a las exportaciones. Datos del Observatorio de la Cadena Láctea muestran que en 2018 ya se cerraron 604 tambos.

“Normalmente el cierre de tambos en nuestro país tiene una tasa del 1 al 3% anual, mientras que a nivel mundial es del 4% anual. El fenómeno de la concentración explica todo esto, donde son cada vez más las unidades productivas con más vacas y con mayor producción individual y con sistemas de producción más intensivos”, dijo Jorge Giraudo, coordinador del Observatorio, en declaraciones a Infobae. “Venimos de 200 a 300 tambos que se cerraron por año a estos números actuales que superan los 600 en lo que va del 2018”, agregó.

Al cóctel explosivo que arrastraba con dos inundaciones y una fuerte sequía entre 2017 y 2018 le agregó en el último mes la convulsión de los mercados financieros, con la fuerte devaluación del peso, además de la baja de los reintegros a las exportaciones y la vuelta de las retenciones.

La devaluación, de más del 100% en lo que va del año, disparó una suba en los costos de producción en materiales que están dolarizados. También cambió el escenario del sector la decisión del Gobierno de aplicar retenciones y bajar los reintegros a las exportaciones, afirman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *