Home Agricultura Un potente fungicida casero con leche

Un potente fungicida casero con leche

Muy económico y compatible con la agricultura ecológica. Este fungicida nos va a servir de tratamiento contra el oídio, mildiu, roya y botrytis además de poder ser utilizado como preventivo.

¿Sabías que la leche puede utilizarse como fertilizante? Además de ayudar en el crecimiento de la planta, fertilizar a las plantas con leche también puede aliviar muchos problemas en el huerto, desde deficiencias de calcio hasta virus y mildiú polvoriento.

La leche se aplica en forma de spray foliar y actúa de 2 maneras. Por un lado, es germicida, esto es, mata las esporas fungicas. Y por otro lado, esta leche aplicada sobre las hojas forma una película nutritiva que estimula la colonización de microorganismos benéficos, dejando poca superficie libre para la infección del hongo del mildiú

Además, la leche aplicada sobre las hojas hace que estas sean menos vulnerables al ataque de pulgones y mosca blanca, por lo que el uso de leche en el huerto sirve como preventivo de las enfermedades que estas plagas transmiten como el virus del mosaico.

La leche, un potente fungicida

Es decir, la acción de este fungicida es doble, por un lado elimina los hongos ya presentes y por otro estimula la resistencia de la planta frente a los hongos evitando así que nuestras plantas puedan ser atacadas por los mismos.

Los hongos en las plantas aparecen en condiciones de temperaturas cálidas generalmente en primavera y verano en zonas con gran densidad de follaje y poca aireación (plantas muy juntas) y humedades por encima del 50-60%, como no siempre podemos controlar estos parámetros lo mejor que podemos hacer es aplicar este fungicida que evitará la aparición de estos temidos hongos.

Elaboración

Este fungicida es muy fácil de elaborar y es muy eficiente, existe mucha documentación de diferentes estudios que demuestran su eficacia, los ingredientes que necesitamos son:

  • Leche de vaca preferiblemente desnatada
  • Agua de lluvia o de osmosis (podemos usar la del grifo dejándola reposar 24 horas)
  • Bicarbonato de sodio*

Haremos una mezcla de agua y leche, la proporción que yo recomiendo es del 10% de leche, es decir, si queremos hacer un litro de fungicida mezclaremos 100ml de leche y 900ml de agua.

Wagner Bettio y Embrapa estudió el uso de la leche como fungicida, diluyendo la misma en concentraciones que iban desde el 10% hasta el 50%, pulverizando 2 veces por semana y quedó demostrado que una concentración del 10% era mejor que un fungicida clásico, yo creo que no es necesario una concentración superior al 10% pero podemos llegar al 50% si queremos, en la siguiente gráfica podemos ver la eficacia de las diferentes diluciones.

*Para complementar la acción fungicida vamos a añadir 2 gramos de bicarbonato de sodio por cada litro de agua, este tiene poder cicatrizante y desinfectante, pero aumenta la salinidad del fungicida y puede ser perjudicial para la planta, por eso se puede usar pero en cantidades muy bajas.

Cómo funciona

Las propiedades fungicidas son debidas a  la presencia en la leche de ciertos ácidos aminos y de sales ricas en potasio y en fosfato, y el efecto preventivo de la leche se debe a la grasitud que se asienta sobre las hojas formando una película que impide o dificulta la penetración de los hongos.

Cómo se aplica el fungicida casero con leche

La aplicación del fungicida será de una a dos veces por semana si los hongos ya han aparecido y la repetiremos hasta que desaparezcan, si lo usamos a modo preventivos la aplicación será de una vez cada 10 o 15 días. Es importante pulverizar tanto la parte superior como la inferior de las hojas para aumentar su efectividad.

Vía: cultivopasoapaso

No hay comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí