Agricultura Economía

Pronóstico 2020 para el campo argentino

“Sin moneda no hay porvenir. Hay que esperar un futuro en un lugar peor del que partimos. El nivel de actividad 2020 muy probablemente termine siendo peor que en 2019. La inflación 2020 muy probablemente también sea peor que la de 2019. Es más, hay una alta probabilidad que la inflación tienda hacia los tres dígitos”.

Así lo advirtió el último informe de coyuntura de la consultora, la cual está dirigida por Diego Giacomini.

“Los desequilibrios monetarios son tan enormes que, de no corregirse, lo más probable es que 2020 termine teniendo más inflación y peor nivel de actividad que 2019”, proyectó la consultora.

La inflación anualizada esperada a diciembre de 2019 rondará el 60%. Como consecuencia del cepo, la brecha cambiaria entre el dólar oficial y el de operaciones de contado con liquidación se ubica en un 33%. “De emitir más, con la caída de la demanda de dinero imperante, lo más probable es que dicha brecha se ensanche”.

Mientras crecen y se esperan que crezcan más los pasivos del Banco Central (BCRA), las reservas de libre disponibilidad siguen drenando y ya se encuentran en torno a solamente unos 9000 millones de dólares.

Frente al panorama actual, Economía & Regiones prevé que el gobierno de Alberto Fernández reforzará el cepo cambiario tanto para operaciones financieras como comerciales. “El Estado intervendría diciendo quién sí y quién no (¿vuelven DJAI?). A su vez, de ser necesario, si hay un escenario de fuerte corrida de depósitos, tampoco se puede descartar por completo alguna medida de bancarización obligatoria”, advirtió.

“Al cepo con el cronograma de devaluación para el dólar oficial puede adicionársele un sistema de tipos de cambio diferenciales. Por ejemplo, podría haber dólar comercial, dólar financiero y dólar turístico. El BCRA compraría los dólares comerciales más baratos y vendería al dólar más alto. La ganancia por diferencia de cambio sería emitida para asistir al Tesoro”, añadió.

Adicionalmente se proyecta control de precios y salarios en el marco de un “acuerdo social”, además de intervenir determinados mercados, como puede ser el caso de los alquileres de departamentos para viviendas familiares.

“Por el lado fiscal, hay que apostar a suba del impuesto a los Bienes Personales, a un incremento especial de la alícuota que aplica sobre los activos de argentinos declarados en el exterior, así como también a un aumento de la presión tributaria para el consumo de bienes de lujo”, apuntó el informe de Economía & Regiones.

La consultora estima además que habrá un incremento de la presión impositiva sobre el sector agroindustrial por medio de la implementación de un incremento de los derechos de exportación –con alícuotas fijas– sobre oleaginosos y cereales.

“Dada las características de este plan, que no ataca ninguno de los orígenes del problema, es decir, ni el tamaño del Estado ni los desequilibrios monetarios, no se logrará bajar la inflación en serio, ni en forma permanente. Paralelamente, tampoco se logrará recuperar el sendero del crecimiento perdido”, aseguró Economía & Regiones.

“Hasta que no haya reformas de fondo, no se achique el Estado y no se baje el gasto público para poder bajar impuestos y regulaciones en serio y en forma permanente de manera de desahogar al sector privado, estaremos cíclicamente al borde de crisis más profundas con mayor inflación y recesión”, concluyó.

Vía: Valorsoja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *