Agroquímicos Ambiente Control Fitosanidad Sociedad

Redactan una nueva ley para regular el uso de fitosanitarios

Santa Fe- La actual norma data de 1995. Desde el Ministerio de Producción trabajan en fórmulas que permitan eficientizar la producción respetando al ambiente.

Aunque de momento concentrado en lograr las adhesiones a las leyes de emergencia -resemantizadas como de “Necesidad Pública”-, el gobierno de Santa Fe tiene a sus equipos técnicos trabajando en diversos proyectos de relevancia para la actividad productiva. Uno de ellos es la generación de un nuevo marco jurídico para la aplicación de fitosanitarios, que espera tener listo para los próximos 45 días.

Tanto el gobernador Omar Perotti como su ministro de Producción Daniel Costamagna (ambos muy cercanos al complejo agropecuario) están convencidos que la regulación actual se encuentra vetusta (se sancionó en 1995) y debe ser modificada de raíz, y no a través de cambios parciales. Si bien en estos años la norma siempre estuvo en debate, el mismo se centró en la distancia permitida para la aplicación de fitosanitarios, un punto que hoy puede ser resuelto gracias a la aplicación de diversas tecnologías de precisión.

La redacción del anteproyecto -que deberá ser sometido a la discusión parlamentario- quedó bajo la órbita de la secretaría de Agroalimentos que conduce el ex directivo de Mattievch Jorge Torelli. Según indicaron desde esa cartera a Agrofy News, la idea es lograr un texto que deje satisfechos a todos los sectores en disputa.

“Buscaremos el mayor consenso posible para contemplar el cuidado de la salud pública y la conservación del ambiente, sin perjudicar la actividad productiva”, precisó Costamagna, quien planteó que “no hay que ir ni a un lado ni a otro de los extremos, porque supongamos que se ponemos 1.000 metros de distancia, si hubiera mucho viento seguramente se puede afectar igual a la escuela rural o a las casas del pueblo“.

La idea del consenso no se relaciona sólo al hecho de dejar satisfecho a ambientalistas, productores y demás actores interesados: el objetivo es también homogeneizar el heterogéneo panorama normativo que existe en el interior de la provincia. Es que si bien hay una ley provincial, hay ciudades que separadas por escasos kilómetros presentan legislaciones opuestas, como el caso de San Jorge y Cañada Rosquín.

Respecto a las distancias, desde la Casa Gris señalan que están a la búsqueda de soluciones “creativas”, donde no se tengan que poner un determinado número de metros, sino una fórmula que permita sacar el máximo rendimiento posible sin afectar el ambiente. Señalan por caso el ejemplo de Francia, donde se aprobó un mínimo de 5 metros.

Además de este punto, el proyecto pretende hacer foco en los lugares de expendio de los fitosanitarios, que hoy también se regulan por normativas locales muy diversas.

Cambio de visión

En noviembre de 2018, el entonces gobernador Miguel Lifschitz había presentado su plan de Buenas Prácticas Agrícolas, que en concreto significaban mayores controles para la aplicación de fitosanitarios, pero sin modificar la ley que regulaba el tema. En esa ocasión la ministra de Producción Alicia Ciciliani había remarcado que frente a las posturas prohibicionistas, la suya era “mirada regulatoria”: “El mundo usa agroquímicos”, dijo tajante. 

En ese momento la Provincia también explicó que estaba trabajando en homogeneizar las normas con Córdoba, en línea con un convenio que se había firmado meses atrás. Sin embargo, no se volvió a avanzar sobre el tema.

La última novedad respecto al tema sucedió en noviembre pasado, en medio de la disputa por las últimas sesiones ordinarias del período anterior. En ese momento, la Cámara de Diputados aprobó una modificación a la ley 11.273 motorizada por Mascheroni (UCR) y Real (PDP), que restringía su aplicación.

Vía: Agrofy News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *