Economía

Repercusiones del anuncio sobre las retenciones a la soja

En el mundo de la agroindustria continúan las repercusiones sobre los anuncios realizados por el gobierno de interrumpir por seis meses el programa de reducción de las retenciones a las exportaciones para aceites, harinas y derivados del poroto de soja, con el propósito de igualar los derechos a la materia prima y los derivados. Además, se anunció la eliminación del Fondo Sojero y la reducción de los pagos de reintegros a las exportaciones.

Se trata de la disminución de las devoluciones de impuestos que intervienen a lo largo del proceso productivo. Por eso los reclamos del sector privado no se hicieron esperar, justo cuando el sector manufacturero venía registrando notorios avances en las cantidades vendidas al resto del mundo.

Las primeras voces que se escucharon desde la producción fue de apoyo de algunos sectores, pero desde la industria procesadora expresaron su descontento con el paquete de medidas y alertaron que las mismas podrían derivar en una baja de las exportaciones de los subproductos de la soja y el posible cierre de plantas.

Unión Industrial Argentina

De ahí que rápidamente, la Unión Industrial Argentina (UIA) expresó “preocupación” por los potenciales efectos de la reducción del 66% de los reintegros. Miguel Acevedo, presidente del gremio, sostiene que el recorte en los reintegros “tendrá consecuencias negativas para las industrias y las economías regionales”.

“Con tal de cumplir con las metas de naturaleza fiscal”, cree la UIA, “Argentina posterga el objetivo de convertirse en el supermercado del mundo mediante la agregación de valor, y la exportación de trabajo y conocimiento”.

Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina

CIARA también expresó su preocupación por los perjuicios que ocasionará la medida oficial.

La agroindustria prevé, como probables efectos negativos, la caída de transacciones del principal sector exportador de la Argentina, lo que afectaría la recaudación fiscal que se ha proyectado; así como la menor capacidad de compra de la agroindustria y la elevación de la capacidad ociosa del principal complejo oleaginoso del mundo, estimulando indirectamente la primarización de la agroexportación al exportarse con menos valor agregado.

Como consecuencia, la medida paraliza las nuevas inversiones del sector agroindustrial y podría derivar en el cierre de plantas industriales, lo que perjudicaría especialmente a los productores y se perdería empleo, alertó la cámara.

Bolsa de Comercio de Rosario

Para la Bolsa de Comercio de Rosario las medidas adoptadas de reducción de las retenciones a las ventas al exterior de aceites, harinas y porotos de soja, “causan gran preocupación por los gravísimos efectos que su implementación provocará en la cadena de comercialización de la soja”, ya que según expresaron desde la entidad a través de un comunicado de prensa, “no se están contemplando aspectos básicos del proceso de ventas al exterior de granos y productos agroindustriales, como aceites y harinas proteicasque significan aproximadamente un tercio del total de las ventas al exterior de nuestro país”.

 La decisión del gobierno “agravará el déficit comercial y limitará la principal fuente de obtención de dólares, potenciando la vulnerabilidad de la macroeconomía argentina”.

Según explicaron desde la bolsa rosarina, “un incremento relativo de las retenciones a la aceite y harina de soja provocará un aumento de costos o disminución de ingresos a la industria aceitera, presionando a la baja los precios que podrá abonar por la compra de materia prima para procesar y, por lo tanto, el precio doméstico de la soja. Con el anuncio hecho, el precio de la soja para mayo de 2019 (FAS teórico) estaría en USD 272, es decir USD 11 menos que con el esquema vigente”.

Federación Agraria Argentina

Omar Príncipe, presidente de la Federación Agraria Argentina, también opinó sobre los anuncios realizados esta mañana por el gobierno nacional: “Estas medidas afectan a la industria, pero hay que estar expectantes, porque ha ocurrido en otros momentos que situaciones así terminaron recayendo de manera indirecta sobre los productores agropecuarios. Eso nos da incertidumbre, porque ha pasado en otros momentos que la industria exportadora deriva sobre los hombros de los productores cuestiones negativas que deberían asimilar ellos y también pasa a veces que cuando los exportadores tienen la posibilidad de tener una renta por la mejora del dólar o más competitividad, eso no se traspasa al productor. Lo hemos visto con los precios de los cereales, de los commodities y con algunos productos de las economías regionales, cuando las noticias indican que aumenta en un 100% la exportación de peras y manzanas, pero a los productores les siguen pagando casi lo mismo que el año anterior, o siguen representando el 15% del valor total”.

Príncipe, además sostuvo que la eliminación del Fondo Solidario de la Soja “tendrá un gran impacto en el interior del país, porque era lo que repartía entre las provincias los recursos del Estado. Y creo que estos mil millones de dólares que van a desaparecer van a impactar fuertemente en cada municipio, en cada comuna y en las mismas provincias, que contaban con estos recursos”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *