Ambiente Polémica Salud

Se derrumba Bayer tras fallo judicial en caso de cáncer

Son más 11 mil denuncias. Las acciones del productor químico Bayer cayeron 12.6%, tras una segunda sentencia en EEUU que condena a esta empresa por la implicación de su herbicida Roundup en otro caso de cáncer.

El jurado de la corte federal de San Francisco, en Estados Unidos, dictaminó de forma unánime que Roundup, uno de los herbicidas más usados a nivel mundial, es responsable del cáncer que padece el ciudadano estadounidense Edwin Hardeman.

Este martes 19 de marzo, en la primera audiencia federal del año, el jurado determinó que el Roundup fue “un factor sustancia” en el cáncer que padeció Hardeman, un hombre de unos 70 años que demandó a Bayer en el año 2016.

Esta noticia provocó la desbandada de los inversores que temen una oleada de denuncias contra la empresa. Bayer, con sede en la ciudad de Leverkusen, compró a Monsanto en 2018, en una megaoperación valuada en 68.000 millones de dólares que debió ser aprobada por al Unión Europea (UE).

El jurado ahora decidirá si Bayer-Monsanto serán responsables por esta 2ª acusación que implica a las empresas por la proliferación de del cáncer a partir del uso de sus químicos. En agosto del año 2018 otro jurado falló en favor del jardinero estadounidense Dewayne Johnson, quien habría contraído cáncer usando Roundup en su jardín. Bayer fue condenada a pagar 289 millones de dólares en daños, reportó The Guardian, cifra que luego se redujo a 78,5 millones tras una apelación. La compañía también enfrenta juicios alrededor del mundo, tan solo en Estados Unidos suman 11,200 denuncias de agricultores, jardineros y paisajistas.

El derrumbe de sus acciones ha sido catastrófico para esta empresa, ya que en junio del año 2018 se mantenían por encima de la barrera de los 100 euros y, a partir de esta determinación judicial, las acciones cayeron hasta 61 euros, un descalabro del 40% en estos últimos meses. Esta es su mayor caída diaria en 16 años, pérdidas estimadas, en términos de capitalización bursátil de hasta 8.000 millones de euros.

El glifosato fue introducido por Monsanto en 1974 como parte de sus paquete tecnológico para la agricultura industrial, químicos acompañados con semillas mejoradas y modificadas genéticamente, pero su patente expiró en el año 2000 y en la actualidad la sustancia química es vendida por varios fabricantes. En Latinoamérica estos químicos son usados con una casi nula regulación por parte de los Estados.

Lo contradictorio de las empresas fusionadas es que sostienen que, “los herbicidas basados en el glifosato no provocan cáncer”. Pero al mismo tiempo se ven interesados en invertir en lo que para ellos significa otro mercado, la demanda de medicamentos para tratar el cáncer. En julio del año 2018, Bayer y el MD Anderson Cáncer Center de la Universidad de Texas, firmaron un acuerdo de colaboración por cinco años para acelerar el desarrollo de nuevos tratamientos para el cáncer.

“Bayer se compromete a convertir la ciencia de la investigación del cáncer en nuevas opciones de tratamiento innovadoras para pacientes que lo necesiten”, declaró Robert LaCaze, miembro del Comité Ejecutivo de la División Pharmaceuticals de Bayer AG y Director de la Unidad de Negocio Estratégico de Oncología de Bayer. “La alianza con MD Anderson respaldará nuestros programas clínicos actuales y futuros con el objetivo general de desarrollar innovaciones significativas para los pacientes que luchan contra el cáncer”, agregò LaCaze.

Las denuncias hacia las empresas fusionadas van en aumento y la renuncia al uso de sus químicos también. Alguno de los países donde ha proliferado más el cáncer por estos químicos son Argentina, Brasil y Francia. El gobierno francés informó en mayo de 2018 que el glifosato será prohibido en Francia en 2021, para su uso general. En junio de ese mismo año, una cooperativa apícola francesa demandó a Bayer después de que se hallaran trazas de glifosato en la miel.

En Brasil un juez federal en la capital suspendió por 30 días la posibilidad de registrar ante las autoridades todo nuevo producto con glifosato, para que la agencia brasileña de vigilancia sanitaria procediera a su “reevaluación toxicológica”.

En El Salvador, en septiembre de 2013, se aprobó el retiro del mercado de 53 productos agroquímicos, entre ellos herbicidas y pesticidas. Sin embargo, el glifosato sigue vendiéndose en El Salvador.

FUMIGACION. ED. 1225 PAG. 72

Vía: https://avispa.org

2 Respuestas

  1. vivo en el sureste de Cordoba y es asombroso los casos de cancer.. pueblo vecino donde hasta hace poco tiempo habia depositos particulares de agroquimicos sus vecinos padecieron problemas de salud y partos truncos o bebes con problema… hasta las plantas de mi pueblo lo sufren por su aspecto deteriorado… este productos tiende a desaparecer..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *